Blog

Betulio Medina es uno de esos personajes queridos y respetados por un país entero. La voz de este zuliano ha sido un factor determinante en el éxito de su carrera musical. Desde muy niño se inició en la música. Su amor por la gaita lo llevó a participar en eventos culturales en diferentes colegios. En compañía de sus vecinos, realizaba festivales gaiteros y demostró sus habilidades para el canto. ¡Siempre supo lo que le apasionaba!

Betulio Medina

“Alma Zuliana” fue la primera agrupación que tuvo el placer de contar con su participación. En un principio, solo era el encargado de tocar instrumentos como las maracas y el bajo, pero luego llegó su gran oportunidad: cantar. Junto a su padre y hermanos compartió una pasión que lo acompañó desde el momento de su nacimiento. De hecho, algunos de sus hermanos aún se mantienen haciendo música.

Su talento era indudable y rápidamente se abrió paso dentro del género de la gaita. A finales de los años 60 ingresó en los “Cardenales del Éxito”. Esta primera experiencia le dio lo que necesitaba para formar su propio conjunto: “Oro Negro”. Luego de esto, se aventuró con “Maracaibo 15”, una agrupación que se convirtió en una referencia inmediata cuando de gaita se habla. El nombre de la agrupación se dio gracias a una sugerencia del conductor de televisión, el fallecido Renny Ottolina.

Creador de un legado musical

“Maracaibo 15” combina la popular gaita del estado Zulia con otros ritmos; como la música oriental, las parrandas, la cumbia, entre otras. Dando paso a canciones que se hacen presentes en las navidades de la mayoría de los venezolanos. La agrupación ha traspasado fronteras y gozan de presentaciones en todo el territorio nacional, así como en Latinoamérica y EE.UU.

Medina logró crear una identidad expresada a través de la música y un legado que permanecerá con el pasar de los años. Indudablemente, defiende a capa y espada el género que lo caracteriza. En entrevista para un portal gaitero afirmó:

“Nosotros los venezolanos no podemos dejar que la gaita sea como la hallaca, que la consumimos solo en diciembre, la gaita es un género folklórico que debemos de consumir todo el año, como la salsa, el merengue o el vallenato”.

Vida personal

Betulio es el padre de cuatro hijos que también han aprendido a amar la música. Cantante, tecladista, ingeniero de sistemas que colabora con las secuencias musicales y un amante de las guitarras. Una combinación nada sorprendente para la descendencia de este talento venezolano.

Pisó suelo caraqueño por primera vez en 1970. Su primera presentación en la capital de su país fue en una cervecería ubicada en Chacaito. Un recuerdo que sin duda lleva en su corazón y que no duda en citar.

Medina es un hombre muy creyente y devoto de la Virgen de Chiquinquirá y lo muestra ampliamente a través de sus redes sociales. Además, comparte información acerca de sus próximas presentaciones. Aunque ha tenido períodos de ausencia, se mantiene firme en su convicción de seguir regalando música.

En 2017 tuvo un episodio de salud, cuando se encontraba en Perú al sufrir un ACV leve. Sin embargo, dos años después anunció su regreso y se encuentra visitando diferentes estados de Venezuela. Betulio Medina ha dejado una huella en las tradiciones venezolanas al promover la gaita marabina y continuar en los escenarios de Venezuela y el mundo. ¡Digno de admirar!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *