Venezolanos Ilustres –

La literatura al estilo de Rodrigo Blanco Calderón

En este país, escribir novelas policiales es un acto inverosímil, condenado al fracaso
(Fragmento de The night, 2016)

El escritor, Rodrigo Blanco Calderón, es reconocido como “la revelación de la literatura latinoamericana”. Ganó en el 2019 el “III Bienal de Novela Mario Vargas Llosa”, por su obra The night publicada en el año 2016 por la editorial Alfaguara en España y el sello Madera Fina en Venezuela.

«Estoy convencido de que todo el mal del mundo empieza en ellas. En las palabras»

Rodrigo Blanco Calderón
Escritor Venezolano ganador del “III Bienal de Novela Mario Vargas Llosa”, Rodrigo Blanco Calderón

Rodrigo nació en La Pastora, Caracas, en 1981. Se licenció en la Universidad Central de Venezuela (UCV), en Letras, donde también se hizo Magíster en Estudios Literarios. En la misma institución fue profesor de Teoría Literaria. Realizó un doctorado en Lingüística y Literatura en la “Universidad París XIII”. Esto, hace de Rodrigo un escritor, editor y profesor. Decidió que quería ser escritor “en algún momento en la adolescencia, leyendo las novelas de Alfredo Bryce Echenique”. Entre sus obras, están los libros de relatos: Una larga fila de hombres (2005), Los invencibles (2007), Las rayas (2011) y Los terneros (2018).

A su vez, posee dos novelas: The night (2016), la más galardonada, que además de recibir el III Bienal, logró el “Prix Rive Gauche à Paris du Livre Étranger” en el 2016, y el “Premio de la Crítica” en el 2018. Su otra novela es la más reciente, Simpatía (2020). Otros de sus  logros: finalista del “V Premio Narrativa Breve Ribera del Duero” en el 2017 por Los terneros, “LXI Concurso Anual de Cuentos del diario El Nacional” con el relato Los golpes de la vida en el mismo año y el “Premio en el concurso de autores inéditos de la editorial Monte Ávila” por Una larga fila de hombres en el 2005.

Rodrigo tomó la decisión de migrar “cuando Henrique Capriles no defendió el resultado electoral contra Nicolás Maduro en 2012. Internamente, ese día me dije que ya no daba más. Después fueron tres años de caer en cuenta cabal de esa sensación de desesperanza y estar atento a alguna oportunidad para irme en las mejores condiciones posibles. En 2015 obtuve un contrato doctoral en la Universidad París 13 y me fui a Francia”.

Los escritores favoritos de Rodrigo Blanco son imposibles de resumir, “pero obligado a ello puedo mencionar las obras completas de Borges, Pedro Páramo, de Juan Rulfo, La torre de Timón, de Ramos Sucre, los ensayos de Joseph Brodsky, la poesía de César Vallejo”. Su escritor favorito es Borges, solo porque “todo está en él”. Rodrigo también comparte cuáles son las habilidades que necesita un escritor:

Leer todo el día y leer de una manera muy personal. También creo que se necesita oído para captar las propias voces y para la sonoridad del lenguaje escrito. Y constancia y disciplina y, sobre todo, saber proteger el mundo interior de las exigencias del mundo exterior.

Así que si alguien desea hacer de esto su profesión, Rodrigo les dice: Mi único consejo para un joven escritor es que cada mañana tienda la cama. Ese ya es un magnífico comienzo.

Rodrigo Blanco Calderón
Para su futuro, Rodrigo se ve: "Completamente calvo. Feliz. Y más tolerante conmigo mismo y el mundo."

The Night y su bienal

Rodrigo la define como “una obra que no es una novela de denuncia sino de indagación sobre una zona de sombra en la que mi país ha caído”. El “III Premio Bienal Vargas Llosa” entregó un premio de 100.000 $. Recibieron 426 obras de 20 países. Los finalistas, además de Rodrigo, fueron: Gioconda Belli (Nicaragua) por su obra Las fiebres de la memoria, Gustavo Faverón (Perú) por Vivir abajo, Antonio Soler (España) presentó Sur, y Manuel Vilas (España), con Ordesa.

El jurado estuvo compuesto por Sergio Ramírez Mercado (escritor nicaragüense), Carme Riera (escritora y académica española), Alonso Cueto (escritor, periodista y profesor universitario peruano), Felipe Garrido (docente y académico mexicano), Juan Manuel Bonet (crítico y poeta español), J.J. Armas Marcelo (escritor y periodista español), también director de la Cátedra Vargas Llosa, secretario sin voto.

Y, aunque el logro más grande para Rodrigo, fue haber obtenido el “Premio Bienal de Novela Mario Vargas Llosa” en 2019. Sobrevivió a diversos obstáculos en su camino para volverse escritor:

El principal obstáculo para un escritor es encontrar un modo de vida que le permita mantenerse y poder escribir. Con paciencia, he logrado ir buscando estar siempre en una situación (a veces privativa, a veces más holgada) para poder hacer lo que me gusta, que es leer y escribir.

Con respecto a sus proyectos: Siempre tengo más de un proyecto de escritura abierto. A medida que pasan los meses me voy concentrando más en uno que en otro y así voy cerrando libros. Los próximos años, para Rodrigo es verse más viejo. Con hijos. Completamente calvo. Feliz. Y más tolerante conmigo mismo y el mundo.

Ahora, recordando a su tierra de origen, Rodrigo considera que el clima es un punto fuerte en Venezuela, “no hay mejor clima en el mundo que el de Caracas”. Su comida favorita es “la arepa con queso guayanés. Y mi lugar favorito, pues la playa y el pueblo Chuao”.

No es solamente porque “La vanguardia” lo considere como “uno de los grandes nombres de la literatura venezolana actual, una literatura que muestra lo mejor de sí misma fuera de sus fronteras”. Sino, por llevar su pasión por las letras a todas partes, encargarse de ser una voz más de los Venezolanos Ilustres. ¡Un homenaje a Rodrigo Blanco Calderón!

Post Views: 259
scroll to top