Venezolanos Ilustres –

Raúl José Amundaray Castro, un hombre que encaja perfectamente en cualquier arte escénico, nació el 18 de mayo en 1937 en Caracas. Fue actor de televisión, locutor y declamador, por lo que fue amante de la poesía, y profesor de actuación. En el 2013, dijo para la revista Dominical: “La televisión fue un medio por el cual me di a conocer, que me ha dado inmensas satisfacciones y espero que no haya pasado por debajo de la mesa, que me recuerden con cariño y con amor”.

No se puede olvidar a uno de los pilares fundamentales  de la pantalla venezolana, comenzó con la radio, conquistando con su voz en pequeños papeles, estuvo como narrador y posteriormente logró volverse protagonista. Las novelas, en cualquier formato, siempre estaban necesitando de Raúl Amundaray, por lo que comenzó en “Para ti, mujer” y “Noche de gala”, ambas radionovelas, con estas llamó la atención de productores, para darle la participación en teleteatros, debutando con una obra de Jean Cocteau para Radio Caracas Televisión, con Amalia Pérez Díaz.

Raúl Amundaray hacía lo que mejor conocía: actuar

Con “Historia de tres hermanas” (1964) ya era todo un héroe romántico, esta lo llevó al éxito en la pantalla chica, donde le dio vida a un personaje que siempre lo siguió, Albertico Limonta. En “El derecho de nacer” (1965) causó tanta euforia que extendieron su transmisión hasta los sábados por 2 años. La muestra de talento de Raúl le dio paso a otras propuestas para telenovelas, trabajó incluso en cine extranjero, en México y Puerto Rico. Logró viajar a España por su papel en “Cristal” (1985).

En una de sus oportunidades de estar en Nueva York, relató el actor cómo se conmovía por ver las novelas venezolanas “Raquel”(1973) y “Valentina”(1975), para él este era un momento de mayor auge, y sin querer aceptarlo, en las que él influyó para que fueran tan valoradas.

Raúl Amundaray fue un actor que sentía la interpretación, para él más que un guion, matizar, interpretar y pronunciar correctamente era el secreto para conmover al televidente. Se necesita de preparación para dar una actuación impecable, por esta pasión Raúl forma una academia para compartir todo ese conocimiento que lo hizo tan grande, fundando así la compañía Teatro de Cámara de Caracas. Se inspiró en actores como Paul Newman, Don Rafael Briceño y Enrique Benshimol, con los dos últimos pudo compartir, así como con Yolanda Méndez, Rosita Vásquez y Margot Antillano.

Una actuación que deja legado

Para 2013, creían que ya no volvería a aparecer en otra novela después de “¿Vieja yo?” (2008) por lo que Raúl Amundaray aclaraba: “nunca me retiro sin perder la batalla, aunque a veces es conveniente dejar descansar al público, porque después de más 50 años la gente puede cansarse. Pero retirado no estoy. Sencillamente, me estoy dedicando a la Academia, en la que yo doy clases de actuación”. Luego tuvo la posibilidad de trabajar en otras novelas, “La mujer perfecta” (2010) y “Natalia del Mar” (2012) después de estas producciones venezolanas decidió mudarse a Houston, donde se pasaba “viviendo la vida con calma, la prisa nunca fue elegante”.

Y allá continuó sus años, hasta que en enero de 2020 se retiró por completo de los escenarios del mundo por un paro cardíaco, se despidió sin guiones a sus 82 años, dejando su esencia en más de 30 telenovelas, 3 trabajos reconocidos en el cine y un sentimiento de nostalgia en el corazón de todos los que pudieron conocer al galán de galanes, un gigante para la actuación y para nuestro país.


Facebook: venezolanosilustres

Twitter: @VEIlustres

Instagram: venezolanos.ilustres

Post Views: 12
scroll to top