Venezolanos Ilustres –

Doctor José Gregorio Hernández, beato y venerable de Isnotú

José Gregorio Hernández fue un médico, científico, escritor y filántropo. Considerado por los venezolanos como “el médico de los pobres”, debido a su desinterés por las obras de caridad para ayudar a los enfermos de escasos recursos, comprando sus medicinas y suministrándolas. Debido a su fidelidad a la Iglesia Católica, en 1949 comenzó el proceso de canonización impulsado por su sobrino Ernesto Hernández Briceño. En 1972 recibió el decreto “Nihil Obstat”, declarándolo Siervo de Dios. Años después, en 1986, el papa Juan Pablo II aceptó su causa y lo designó como venerable.

Hasta el 27 de abril del 2020, fue aprobado como Beato o Bienaventurado. El encargado de informar fue el Cardenal Baltazar Porras, cuando ya se había estudiado el milagro realizado por el Dr. José Gregorio Hernández a Yaxury Solórzano. Aunque en Venezuela es considerado un santo, la Iglesia Católica aún no le ha dado el título, esto solo pasará cuando suceda otro milagro posterior a la beatificación.

La religión y la ciencia siempre fueron importantes para el doctor

José Gregorio Hernández Cisneros nació el 26 de octubre de 1864. Fue el mayor de seis hijos. Sus padres fueron Benigno María Hernández Manzaneda y Josefa Antonia Cisneros Mansilla. Su lugar de origen fue Isnotú, era la capital del Municipio Libertad del Distrito Betijoque en el Estado Trujillo de los Estados Unidos de Venezuela. A sus 8 años, fallece su madre. A sus 13 años es enviado a estudiar a Caracas, su padre y tío ya se habían fijado que era un niño dotado de muchos conocimientos, aunque su deseo era ser abogado, su papá lo instó a estudiar medicina.

José Gregorio estudió en el Colegio Villegas, dirigido por el doctor Guillermo Tell Villegas, donde se graduó como Bachiller en Filosofía. Dedicado a los libros y a las enseñanzas desde temprana edad (dado que fue profesor de aritmética a otros alumnos de grados inferiores). Seguidamente estudia en la Universidad Central de Venezuela (UCV), en 1982, resaltando como el mejor de su promoción. Aprende de música, especialmente el piano y muchos afirman que era políglota.

José Gregorio Hernández
El Doctor José Gregorio Hernández fue un médico, científico muy resaltante en la historia Venezolana.

Su trabajo con los más necesitados es lo que hizo que naciera la fe de un pueblo en él

En junio de 1988, finaliza su carrera y en agosto del mismo año, José Gregorio Hernández regresaba a su natal Isnotú a dedicarse como médico del pueblo. Durante su estancia descubre que las tradiciones arraigadas a los venezolanos no les ayudaba a su precario sistema de salud, por eso se interesa en ayudar a toda la zona andina (Mérida, Táchira y Trujillo). Entre esos días consigue la noticia de que Calisto González lo había postulado para estudiar en París con una beca, así aportaría mayores conocimientos a la medicina en el país. Para 1989, era una realidad, se especializó en distintos campos: Microscopía, Bacteriología, Histología normal y patológica y Fisiología experimental. Recibió enseñanzas de Mathias Duval, Charles Richet e Isidore Strauss.

En marzo de 1890, fallece el padre de José Gregorio Hernández. Cuando finaliza su preparación, en 1891, regresó a Venezuela como docente de la UCV, trayendo por primera vez al país el microscopio. Desde 1893 a 1913, redactó para la Gaceta Médica. En 1906, escribió Elementos de Bacteriología, donde registra sus investigaciones en el laboratorio y todo lo que descubre sobre las bacterias, en 1922 salió una segunda edición del libro. Fue el primero en América en escribir del tema y también, fundador de la cátedra Bacteriología. En 1912, publica Elementos de filosofía, en él expresa su visión cristiana de la vida, su fe, su sentido de la ciencia y de la razón. Llegando a agotar dos ediciones.

Se le atribuye a José Gregorio Hernández el ser pionero en la docencia científica, sus métodos con explicaciones claras y observación de fenómenos lo hizo destacar. A sus estudiantes les presentó la teoría celular de Virchow, cultivó y dibujó microbios. Por si fuera poco, recibió muchos elogios por su capacidad intelectual en fisiología, biología, física, química y matemáticas.

Entre todo esto, siempre tuvo inclinación a la vida religiosa. En varias oportunidades trató de volverse monje, pero en ambos tuvo que desistir, principalmente porque se aprovecharía más de sus conocimientos en el área de la salud. La primera, en la cartuja de Farnetta en Italia. La segunda vez fue en Caracas y la última, en el Pío Latino, esta vez debe abandonar por problemas de salud. “Contribuía con las iglesias, las cofradías, los asilos, pagaba el alquiler del Centro Católico. Sus afectos no estaban en las cosas materiales, sino en Dios”.

José Gregorio Hernández
Registro de José Gregorio Hernández ejerciendo medicina. Créditos fotografía: El Universal

En 1917, José Gregorio Hernández viaja a Nueva York por temas de su libro Elementos de la Bacteriología y estudia en Madrid con Santiago Ramón y Cajal. De regreso, pasa por Estados Unidos, donde retrata su fotografía más conocida y reproducida en Venezuela. De regreso, en 1918, realizó junto a un pequeño grupo de médicos, visitas a los afectados por la pandemia de gripe española.

Para el 29 de junio de 1919, una persona del pueblo requería de su ayuda y en el camino a asistirla recibió un impacto por un Hudson Essex. Aunque fue llevado a emergencias, no había nada que se pudiera hacer. Fue un evento que conmocionó a todo el país. Fue llevado a la Catedral, recibió más de mil coronas y honores por la Universidad Central de Venezuela (pese a que estuvo clausurada desde 1912), además del desfile en la capital. Sus restos estuvieron en el Cementerio General del Sur, años después, en 1975, fueron trasladados a la iglesia de La Candelaria, donde aún permanecen, aunque, estará en una zona especial ahora que ha sido beatificado.

Un Venezolano Ilustre que nunca desestimó a su país, al contrario, estuvo a la disposición de él ayudándolo en todo, incluso, como muchos creyentes afirman, realizando milagros después de su muerte.

Post Views: 80
scroll to top