Venezolanos Ilustres –

Édgar Ramírez: emblema venezolano en el espectáculo internacional

Dejando huella 

             En la actualidad Édgar Ramírez se encuentra posicionado como uno de los venezolanos de mayor trascendencia en el mundo del espectáculo. Sus notables dotes como actor lo han catapultado como un artista completo, lleno de profesionalismo, personalidad y carisma.

Nació el 25 de marzo de 1977 en la ciudad de San Cristóbal estado Táchira, hijo de Soday Arellano, quien era escritora, y del militar Filiberto Ramírez. El conglomerado de países que visitó durante su infancia, le permitieron aprender con fluidez idiomas como el inglés, alemán, italiano y francés.

From Wikimedia Commons

 

         La vocación como norte

Se graduó de Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello y posteriormente obtuvo un postgrado en Artes Escénicas en la Universidad Central de Venezuela, en esta última casa de estudios inició sus primeros pasos como actor, caracterizándose por participar en innumerables cortometrajes. Luego de terminar su etapa estudiantil incursionó a partir del año 2000 como Director Ejecutivo de una campaña de ONG denominada “Dale al voto”, que tenía como finalidad incentivar los valores democráticos en los jóvenes venezolanos.

         Gloria, entrega y dedicación

Su fama a nivel nacional se produciría para el año 2003 cuando interpreta al personaje de “Cacique” en la telenovela de Venevisión llamada “Cosita Rica”, la cual tuvo récord de audiencia en sus 270 capítulos. También para aquella época, se le presentó la oportunidad de incursionar en películas venezolanas como fueron: “Yotama se va volando” y “Punto y raya”. Su experiencia en el cine nacional lo proyectaron para el año 2005 al mundo de Hollywood, ahí y bajo la dirección de Tony Scott, coprotagonizó “Domino”, una cinta con buena recepción en los Estados Unidos.

         Desde aquel entonces Édgar Ramírez se ha convertido en el referente venezolano más destacado en Hollywood hasta el presente, teniendo una amplia y respetada trayectoria en el mundo cinematográfico. En Venezuela es recordado por interpretar en 2013 el papel de Simón Bolívar en la película “Libertador”. Ha recibido múltiples nominaciones, reconocimientos y premios a nivel internacional, originando una gran cantidad de seguidores a lo largo del país y el mundo.

Su rostro fuera de los cines

         Actualmente tiene una relación amorosa con la actriz Ana de Armas, la cual es su compañera de vida y profesión. Édgar es un apasionado de la lectura y de las artes marciales, dos facetas que claramente complementan a su carrera como actor.

         El reconocimiento de Édgar Ramírez no únicamente se refiere a su trabajo profesional, sino que también en su vida personal puede observarse a un hombre íntegro, soñador y deseoso por hacer sus cosas favoritas como cualquier persona. Su carrera artística va en plena expansión, y su ejemplo para futuros jóvenes actores personifica al sentir venezolano.

Édgar Ramírez como embajador

Hay que recordar que nuestro Édgar Ramírez es Embajador de buena voluntad de la UNICEF convirtiéndolo en imagen principal de todas aquellas acciones que se vinculen a la prevención de violencia.

El mayor logro de Ramírez dentro del compromiso que genera la UNICEF es su disposición por consolidar alianzas generadoras de cambios que involucren a demás celebridades a continuar con la realización del bien común. 

Esto se consolida cada vez más, puesto que, Édgar Ramírez goza de la confianza tanto venezolana como extranjera, así como, la credibilidad en sus extraordinarias acciones.

Post Views: 405
scroll to top