Venezolanos Ilustres –

“La lucha por vivir” impulsa a John Pardo

La lucha por vivir siempre es mejor, luchar por lo que uno quiere siempre es posible

El nombre de John Pardo se encontró en la lista de los participantes de la segunda temporada de MasterChef Latino. El venezolano, aunque no se llevó el premio, fue uno de los finalistas que hizo historia por ser el único en silla de ruedas desde que se creó el programa, en 1990 en Reino Unido. John, destacó por ser determinado y esforzado, aún cuando poseía la desventaja de rapidez en las competencias contrarreloj, sorprendió al chef Benito Molina, quien lo aplaudió por su fortaleza.

John Pardo, de madre estadounidense y padre venezolano, es diseñador e inversor de bienes raíces, fue muy activo en los deportes, especialmente surf, pesca submarina y buceo. Su vida cambió a sus 21 años, luego de recibir dos heridas por arma de fuego en su brazo y columna vertebral, en Chuao. “Un disparo en la columna e inmediatamente sabes, cuando te caes al suelo, que no puedes mover las piernas. Te quedas completamente paralizado”.

Desde hace más de 25 años, debido a este incidente, tuvo que mudarse a Estados Unidos. En Venezuela se le hacía complicado continuar con este nuevo estilo de vida, por lo que nunca perdió las fuerzas, al contrario, aumentaron: El amor a la vida, el amor a querer vivir fue lo que más me motivó. La vida me empuja hacia adelante, su belleza, su fragilidad, todo eso me motiva.

El amor por la cocina se transformó en una terapia para John. Desde los 5 años fue el pupilo de su abuela y su mamá. Fue un niño que pedía como obsequio conocer nuevos restaurantes; una pasión que llevó toda su vida. Hasta que a sus 46 años, por motivación de un amigo, audiciona en el reality MasterChef Latino.

John Pardo
" Cuando estoy creando, mi mente vuela y se traslada a aquello que me gustaría sintieran en sus paladares. Eso me inspira." - John Pardo

Como siempre había tenido el deseo de cocinar profesionalmente, vio esta oportunidad muy provechosa para cumplir su sueño e inspirar, “todo se juntó: mis ganas de cocinar, mi pasión por la comida y mis ganas de motivar a los demás. Para John Pardo, fue más que cocinar, vivió experiencias de comer, estudiar y practicar técnicas. Además, el show renovó parte de sus espacios para permitir la inclusión, con rampa, ascensor y plataforma para permitirle mejor movilidad dentro del programa.

Este no fue el único logro de John, como la persona dinámica que es, en el 2017 se formó el reto de recorrer el “camino de Santiago”, 900 kilómetros desde Francia a España, en silla de ruedas. Con un deseo de compartir esta experiencia, creó un documental con la ayuda de un amigo productor. Todo este viaje de 25 días lo llamó “Did it my way, El Camino de Santiago”.

En sus próximos proyectos, John espera unir dos de sus pasiones: viajes y gastronomía, para formar un programa de viajes culinarios. “Quiero mostrarle a la gente cómo ha sido la evolución de las comidas, llegar al lugar del nacimiento de cada alimento, descubrir dónde se transforma la cocina a raíz de las migraciones, de la cultura. Mostrar dónde y cómo se hace un queso guayanés, por ejemplo”.

Además, John trabaja en su propio libro con más de 100 recetas que ya lleva registradas. Entre sus muchos sueños, se mantiene el de crear un restaurante, continuar como una inspiración en la cocina y dar apoyo a personas con situaciones similares a la suya, “que sepan que pueden hacerlo desde su silla, orientarlos para que sepan que deben levantarse después de caer. Quiero que la gente sepa que sí se puede, que miren más allá”.

John Pardo, un venezolano ilustre de quien todavía tenemos mucho por descubrir.

Post Views: 211
scroll to top