Venezolanos Ilustres –

Leonardo Blanco transformó su difícil situación en su mayor oportunidad

“Me percibo como una persona en constante aprendizaje”

Leonardo Blanco es un joven venezolano residenciado en Perú. Durante el año 2020 ante la complicada situación que vivía, Leonardo tomó la oportunidad de emprender con la confección de prendas para vestir. “Mientras permanecía en casa aislado. Perdí el empleo como muchos, debido a la pandemia, y los ahorros se consumían con el paso de los días.” Necesitaba una forma de cubrir sus gastos básicos, así que debido a sus conocidos y que las restricciones no eran tan estrictas con la industria textil, “entonces decidí invertir en la confección de ropa.”

Leonardo Blanco
Leonardo Blanco

Comenzó entonces a crear sus diseños, cortar, coser… “Cuando fabriqué las primeras prendas de vestir me invadió la incertidumbre y el miedo”. Para él, había más posibilidades de rechazo que de compra. Pero la aceptación fue más de lo que imaginó, en menos de una semana ya estaba todo vendido, incluso no sobraban prendas en stock para vender. Eso fue más de lo que esperaba, así que se motivó a continuar diseñando.

El trabajo de Leonardo se resume en crear comodidad. Su orgullo es que los compradores lleven sus prendas y amen el diseño. Leonardo Blanco aún está aprendiendo a confiar en su potencial, pero como todo profesional desea seguir aprendiendo de la industria téxtil. “Es un mundo muy diverso”, por eso su objetivo es seguir creando prendas cómodas y hermosas que permitan a quienes las visitan sentirse seguros en ellas.

Leonardo Blanco migró a Lima sin saber que descubriría la confección y diseño

Leonardo es alguien que se siente seguro adaptándose a los cambios, pero seguramente desde su salida de Venezuela no conocía todo lo que podría lograr, aunque estaba dispuesto a adquirir nuevas oportunidades. Así, consiguió la confección y diseño de prendas de vestir como una gran oportunidad de negocio. Durante sus años de aprendizaje ha descubierto que “Lima Centro, y alguno de los distritos a su alrededor, son la cuna de la confección textil en Perú.” A lo cual poseen los más grandes centros comerciales e industriales en la industria textil de Sudamérica. De hecho, para Leonardo esta es la ciudad perfecta para quienes deseen conocer más de este mercado. En lo personal, Leonardo Blanco aprendió mucho más sobre el proceso de confección, ha tenido la posibilidad de conocerlo muy de cerca. Así como involucrarse en el mundo de los negocios.

Cuando los trabajos exigen tanto de la creatividad, sus diseñadores deben aprender maneras de inspirarse nuevamente. Leonardo Blanco consigue equilibrio mental para superar los bloqueos creativos por medio de la música, salir a caminar, conversar con amigos o familiares, e incluso disminuir el uso de su télefono. Pero su descubrimiento más grandioso fue mantenerse en reposo, “en ocasiones me ocurre que cuando estoy haciendo nada, se me vienen a la mente ideas creativas.” Y aunque los caminos al éxito están cargados de obstáculos, con disposición pueden superarse. A Leonardo le ha funcionado preguntarse si es feliz en lo que está haciendo, así encuentra su respuesta. “El camino a los sueños no siempre resulta como lo planeamos” pero recomienda a todos los que deseen comenzar con el diseño y confección de prendas, “comenzar con lo que saben y con lo que tienen. Lo demás viene con la práctica y el amor.”

Leonardo: “no he encontrado un mejor desayuno que la arepa”

Conociendo un poco más de él, Leonardo Blanco nació en Caracas el 29 de agosto de 1994. A sus 23 años migró a Lima y aún se mantiene conociendo muchos lugares, sin embargo, para él lo más único de Venezuela son los desayunos. No obstante, su plato favorito es el pasticho, “en cualquiera de sus diferentes versiones: relleno con carne, pollo y/o vegetales. Recuerdo que de niño  siempre pedía pasticho en mis cumpleaños.” Hay un lugar de Venezuela que seguirá en su corazón: Margarita. “Un paraíso entre muchos que conocí junto con mi mamá en unas vacaciones”, además que permanecen sus ganas de volver, disfrutar de la buena compañía de su mamá, las playas, el clima y su gastronomía.

Leonardo Blanco
Leonardo Blanco

Leonardo Blanco se describe: “ante todo soy humano, con aciertos y desaciertos. En ocasiones he desdibujado la imagen que había creado de mí, para reconstruirme desde cero y continuar”. Continúa aprendiendo e intentando adaptarse a los cambios que la vida le presenta. No le gusta centrarse en el pasado ni recordar situaciones desagradables, por eso vive muy atento de sus pensamientos. En su futuro se ve finalmente dedicándose al periodismo, su profesión, pero no desea olvidarse de la confección, así que pudiera unir ambos intereses en un solo proyecto. Por supuesto, espera seguir disfrutando de su presente y lo que hace, “ser consciente de mis actos, educarme cada vez más y aplicar esos conocimientos.”

La historia de Leonardo Blanco es muy similar a la de muchos, pero enseña cómo el deseo de aprender se vuelve el impulso apropiado para aprovechar la vida. El mayor de los éxitos a él, desde Venezolanos Ilustres impulsamos su dedicación y que decida crear algo grandioso donde el periodismo y la moda sean sus enfoques. 

 Facebook: venezolanosilustres

Twitter: @VEIlustres

Instagram: venezolanos.ilustres

Post Views: 110
scroll to top