Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Yolanda Pantín: La genialidad hecha poesía

Yolanda  Pantín es una poeta caraqueña reconocida por su sublime talento para la prosa. En 2020 se consagró con el Premio García Lorca por su labor en el escenario de las letras en las últimas décadas. 

Pero, su arte literario no se ha limitado a la poesía, también es autora de numerosos ensayos, editora y una gran exponente de la literatura infantil.  Hoy te contamos un poco más sobre su vida y obras en el ámbito poético. 

Sus primeros pasos en las Letras

Pantín nació en Caracas pero creció en Turmero, edo. Aragua, su inclinación por las artes la llevó a cursar estudios académicos en la Escuela de Artes Plásticas de Aragua. A los 20 años decide viajar a su ciudad natal para ingresar a la Universidad Católica Andrés Bello. 

Este nuevo despertar en el ambiente de las letras la motivó a formar parte del taller literario “Calicanto”, un icónico centro creativo dirigido por la famosa escritora Antonia Palacios. 

Tanto en “Calicanto” como en “Tráfico”, la artista de la pluma afina su perfil en la lírica, consagrándose como una de las poetisas más importantes del brote generacional de escritores de la década de los 80s.

Su interés legítimo por las letras la lleva a agruparse con poetas de la talla de Armando Rojas Guardia, Rafael Castillo Zapata e Igor Barreto para conformar el taller “Tráfico”.  Para el año 1989, crea en asociación con otros escritores el Fondo Editorial Pequeña Venecia, un espacio abierto a la poesía en el que trabajó hasta 1994. Por sus aportes al panorama literario y en particular a las letras venezolanas de ese tiempo se hizo acreedora del Premio Fundarte de Poesía. 

Su vanguardismo poético traspasó fronteras

Pantín se apegó a su fe absoluta y vocación a la lengua escrita, llegando a instancias internacionales de élite por sus producciones escritas.  Fue becaria de la Fundación Rockefeller en el Bellagio Study Center, en el norte de Italia, frontera con Suiza.

El liderazgo de Pantín le permitió codirigir la revista “El Puente” al lado del poeta Igor Barreto y la antropóloga Michelle Ascensio. A su regreso a Caracas, asume el cargo de directora de la Fundación Casa de la Poesía Juan Antonio Pérez Bonalde y de museología en el Museo de Arte Contemporáneo Alejandro Otero.

Recibió la beca Guggenheim en 2004 y en 2017 fue galardonada con el XVII Premio Casa de América de Poesía Americana por su obra “Lo que hace el tiempo”,  colocándose en la historia como el primer venezolano en recibir esta distinción.

La intelectual participó en múltiples festivales, simposios, y lecturas de poesía en países como: Colombia, Argentina, Italia, Uruguay, España, Francia, El Salvador, Portugal, y Holanda.

Creaciones literarias más representativas

Pantín es una de las grandes representantes de la poesía venezolana,  sus libros invaden el pensamiento llevando al lector a un universo de sucesos imaginarios, dramáticos, románticos, a través de una prosa mágica, impecable y saturada de intelectualidad, capaz de trasladarnos a un mundo de ficción y sueño. 

Estas son sus obras más predominantes: Casa o lobo (Monte Ávila, 1981), Correo del corazón (Fundarte, 1985), La canción fría (Angria, 1989), Poemas del escritor (Fundarte, 1989), El cielo de París (Pequeña Venecia, 1989), Los bajos sentimientos (Monte Ávila, 1993), La quietud (Pequeña Venecia, 1998), La épica del padre (La Nave Va, 2002), Poemas huérfanos (La liebre libre, 2002), El hueso pélvico (Eclepsidra, 2002), Bellas ficciones (Eclepsidra, 2016) y Era un tren de noche (Cyls Editores, 2018). Además, fue coautora, junto con Ana Teresa Torres, de El hilo de la voz (Libros en red, 2005), antología crítica de literatura venezolana del siglo XX escrita por mujeres. En 2014 la editorial española Pre-textos publicó una antología de su obra: País. Poesía reunida 1981-2011.

En la literatura infantil destacan relatos como: “Ratón y Vampiro se conocen” (Monte Ávila, 1991), y “Ratón y Vampiro” en el castillo. En su repertorio literario también se aprecia una obra de teatro llamada “La Otredad y el Vampiro”.

Luego de más de 40 años de éxito literario, Yolanda Pantín sigue amando la poesía y recibiendo galardones y reconocimientos por su dedicación, y por plasmar en el papel su llamado interior a convertir las palabras en poesía. 

Facebook: venezolanosilustres 

Twitter: @VEIlustres 

Instagram: venezolanos.ilustres

LinkedIn: venezolanosilustres

Compartir en:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Patrocinado por

También puedes ver

Otros articulos relacionados

Ninoska del Valle

Ninoska del Valle, ejemplo de fe

Los venezolanos nos caracterizamos por ser personas de “Fe”, llenos de optimismo y positivismo. Una de estas personas es Ninoska del Valle, quien se ha