Mónica Ponce de León: «La arquitectura nos representa como cultura»

Mónica Ponce de León es una arquitecta venezolana, actualmente viviendo en Princeton, New Jersey, donde es decana de Princeton University School of Architecture y fundadora de MPdL Studio, su propio estudio en el cual sigue desarrollando asombrosas ideas desde el 2011.  Sin embargo, fue la cofundadora del Estudio Office dA, donde pasó 20 años, contando actualmente con 30 años de experiencia como líder de proyectos arquitectónicos. Se encuentra enfocada en el entorno, la sustentabilidad, el diseño y la tecnología de vanguardia. Sus diseños van desde lo urbano, la infraestructura, arquitectura, interiores más el diseño de muebles y escaparates. Ponce de León es una de las pioneras en la aplicación de tecnologías robóticas en la construcción.

La educación es otro de los enfoques de Mónica Ponce de León, fue decana de Taubman College en la Universidad de Michigan (2008-2015). Enseñó en la Escuela de Graduados de Diseño de Harvard, desenvolviéndose también como coordinadora del Programa de Graduados y directora del Laboratorio de Fabricación Digital. Fue profesora asistente en Northeastern University, SCI-Arc, Rhode Island School of Design, la Universidad de Miami y Georgia Tech. En 2018 recibió el homenaje a la enseñanza distinguida de ACADIA, y en 2020 el premio Architectural Record Women in Architecture Award for Educator/Mentor. Entre estos premios destacan por arquitectura el National Design Award in Architecture from the Cooper Hewitt, Smithsonian National Design MuseumAcademic Award in Architecture from the American Academy of Arts and Sciences, the USA Target Fellow in Architecture and Design from United States Artists, y the Young Architects and Emerging Voices awards from the Architectural League of New York.

Mónica Ponce de León
Mónica Ponce de León: «La arquitectura nos representa como cultura»

Carlos Raul Villanueva fue una gran inspiración para Monica Ponce durante su infancia

Una de las grandes influencias para Mónica Ponce de León que la llevaron a elegir la arquitectura como su profesión, fue el pasar horas visitando las obras de Carlos Raul Villanueva cuando aún era pequeña. Desde su adolescencia emigró del país, lo que le dio la oportunidad de estudiar en la Universidad de Miami graduándose en 1989. En 1991 finalizó su Maestría en Diseño Urbano en Harvard Graduate School of Design.

El significado de la arquitectura es gigante en su vida, incluso no se imagina ejerciendo otra profesión. Se trata de algo que abarca todos los espacios del mundo, donde trabajamos y vivimos, desde los edificios hasta los monumentos que simbolizan nuestro valor. Para ello rememora cuando estaba en el liceo y estuvo presente en la exposición de un recién graduado sobre la arquitectura como profesión, este mostró imágenes del Banco Metropolitano de José Miguel Galia, en Sabana Grande, explicando que esa construcción creaba un espacio público. A ella le pareció exagerado como se refería, así que mantuvo la interrogante, ¿este pequeño edificio privado realmente producía espacio público?. Para ello tomó un bus y se acercó hasta el lugar, su sorpresa fue que al llegar estaba un ensamble de niños con sus flautas, tocando a un público que se acercaba voluntariamente a colaborar para costear el viaje a un festival internacional. Con asombro que aún mantiene, decidió en ese mismo instante qué haría con su vida, y hoy podemos verlo hecho realidad.

A su vez, la familia de Mónica fue una gran influencia, especialmente su madre, de quien heredó la ética de trabajo. Ella fue secretaria desde sus 15 años y reunió suficiente dinero para crear su propio negocio, el cual dirige con su padre en Caracas. Con sus 30 años de experiencia y práctica, ama haber trabajado en tantos proyectos, desde hogares, restaurantes y edificios públicos, pero sus más recientes proyectos que más le encantan son el Pompano Beach Library y el Cultural Arts & Media Center en Florida.

Por otra parte, trabajar con robótica en la arquitectura es una de las grandes cualidades de Mónica Ponce de León. Mientras estudiaba inglés como segundo idioma en Miami, trabajaba en una carpintería que le permitió varios conocimientos para el futuro, como en 1990 cuando cuando comenzó a enseñar en Harvard, la industria de la construcción se movía con gran velocidad hacia la tecnología CNC, sin embargo, las escuelas de arquitectura no se fijaban de esto, sino en los software como herramientas de diseño. La posibilidad de la fabricación digital y robótica para personalización en masa en la arquitectura a menores costos fue la principal razón por la que decidió trabajar con robótica de inmediato. «Creo que la robótica puede democratizar el diseño.»

Mónica Ponce de León
Helios House, MPdL Studio.

«Cómo construimos es crítico hoy en día, porque estos edificios tienen gran impacto en el medioambiente»

Por su excelente ingenio, Mónica Ponce de León recibió en el 2008 el premio National Design Award por The Smithsonian, lo que fue muy significativo para ella, uno de sus más grandes orgullos porque fue la primera latina en recibir un premio en arquitectura. Lo que es también es uno de los más grandes retos de la arquitectura hoy en día: la carencia de diversidad. En Estados Unidos solo el 32% de profesionales son mujeres y el 4% es latinos, lo que le hace creer que no se puede tener una gran arquitectura para todo el mundo si solo está representado por un pequeño grupo en su mayoría de hombres y blancos. Incluso, para recibir una licencia en arquitectura en USA es un proceso muy complejo, con años de experiencia y exámenes, es este mismo proceso el que excluye con mayor fuerza la diversidad en la profesión.

La experiencia de Mónica Ponce de León como profesora y decana

Como decana de Princeton, Mónica Ponce de León puede trabajar de cerca con casi todos,  profesores, administradores y estudiantes, perfecto para el diálogo y acciones positivas en la institución. Lo que más le encanta de esta casa de estudio es la posibilidad de atención personalizada para cada estudiante, gracias al pequeño tamaño de la universidad. Académicamente le gusta mucho la intensa relación entre historia, teoría, tecnología y diseño. Esto posibilita que la facultad y los estudiantes trabajen fluidamente. Pero su meta es que la escuela construya diversas plataformas para cursos arquitectónicos, aprovechando sus fortalezas, capitalizando su valor y explorándolos en una audiencia más grande.

Con sus 30 años como profesora y arquitecta, Mónica Ponce de León siempre ha amado enseñar y trabajar con estudiantes, así que no se cansará de ello, y tanto la práctica profesional como la docencia las considera igual de provechosas para la arquitectura, destacando en la enseñanza y la investigación. Entre todo, para ella lo que se puede mejorar de las escuelas de arquitectura (y que más empeño le ha colocado) es cerrar esa desconexión que existe entre la investigación académica y la práctica profesional. Cuando tantas veces son mayores los aprendizajes en el campo laboral que en el aula de clases.

Mónica Ponce de León
Pompano Beach, PdLStudio.
Photo Credit: Josh Reynolds

«Cuando era joven y no sabía nada sobre arquitectura, pensé que quería ser informática o ingeniera mecánica. Ahora, no puedo imaginar otra carrera»

La inspiración para Mónica Ponce de León surge cuando visualiza la forma en la que el público interactúa con el espacio. Uno de sus sueños es diseñar el Museo Nacional de Historia y Cultura Latinoamericana, el cual será construido en el National Mall en Washington DC, o diseñar la Librería Presidencial para la primera Presidenta latina. Sus proyectos actuales son varias escalas, van desde instalaciones de arte, edificios residenciales, oficinas de alta gama y un gran edificio federal. Recién finalizó un edificio de oficinas donde se enfocó en un arreglo flexible de los espacios con acceso a la luz del día a través de una serie de  tragaluces en el segundo piso y tubos de luz que penetran hasta la planta baja. Y por último, está por finalizar una casa unifamiliar con la capacidad de transformarse en una serie de apartamentos, si así los dueños eventualmente deseen alquilar partes de su hogar.

Aunque Mónica Ponce de León ha vivido en Miami, Boston y Ann Arbor, Caracas siempre será parte de ella. Fue donde nació, vivió y estudió hasta bachillerato. Este es el lugar que permanece en su corazón, las fábricas urbanas y la cultura siempre están presentes con ella en cada trabajo de diseño y en su forma de pensar. Por tal motivo, comparte con todos esos jóvenes quienes deseen dedicarse a la arquitectura palabras de motivación, ya que esta es una profesión que impacta las vidas y las culturas como ninguna otra, está completamente alrededor nuestro. La recomienda con mucha confianza. A los diseñadores ahí afuera los alienta, no piensen que sus proyectos son muy pequeños. Durante sus comienzos, su socio y ella hicieron muchos «restaurantes y peluquerías con agujeros en la pared», pero hicieron arquitectura en esos pequeños proyectos, experimentando con materiales y técnicas que le dieron experiencia. De modo que, les dice: “…mantengan su brújula moral, síganla. Rechacen cualquier proyecto que les haga ir en contra de sus creencias. Y por último, cuando presenten una idea de diseño, no tomen los no como respuestas. Cuando escuchen ese no, pregunten el motivo.”

Puedes leer el artículo de Mónica Ponce de León sobre la falta de diversidad en la arquitectura y conocer su estudio con todos sus increíbles trabajos.

Facebook: venezolanosilustres

Twitter: @VEIlustres

Instagram: venezolanos.ilustres

Compartir en:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en pinterest
Pinterest
Compartir en linkedin
LinkedIn

Patrocinado por

También puedes ver

Otros articulos relacionados