Los valses venezolanos de Antonio Lauro

Antonio Lauro fue un compositor e intérprete musical venezolano, sobresaliente con la guitarra. La mayoría de sus piezas fueron valses, escribiendo 16 de ellos, a todos los nombró ‘valses venezolanos’, exceptuando dos estudios, reconocidos como “estudio en forma de vals criollo”, en total son: 1 Petronila. Estudio. 2 Momoti. 3 Vals venezolano Nº 1. 4 Vals venezolano Nº 2. 5 Vals venezolano Nº 3. 6 Vals venezolano N°4 (Yacambú). 7 María Luisa. 8 El marabino. 9 Angostura. 10 Carora. 11 El niño. 12 María Carolina. 13 La gatica. 14 El negrito. Estudio. 15 La negra y 16 Natalia.

Por supuesto, también compuso música de cámara, obras clásicas para guitarra, poemas sinfónicos, entre otros. Antonio Lauro es elegido entre los principales maestros latinoamericanos de la guitarra clásica. John Williams llegó a clasificarlo como el “Strauss de la guitarra” por sus valses. Su repertorio musical se aprecia en varios conservatorios del mundo. Sus obras más populares son Cantaclaro (1948). Misterio de navidad (1952). Giros Negroides (1955). Concierto para guitarra y orquesta (1956) Natalia/Vals Venezolano N° 3.

músico
Antonio Lauro fue el más famoso compositor de valses y guitarrista venezolano del siglo XX.

La vida del genio de las cuerdas

El 3 de agosto de 1917 nace en Ciudad Bolivar Antonio Lauro, Antonio Lauro Ventura y Armida Cutroneo fueron sus padres. La inspiración musical provenía del lado paterno (aunque este falleció cuando Antonio tenía 5 años), por otra parte, la inspiración la infundió su madre, en su honor compuso  Armida. Estudió música a sus 9 años en la Academia de Música y Declamación (actualmente Escuela Superior de Música José Ángel Lamas). Aprendió de Vicente Emilio Sojo, Juan Bautista Plaza, Salvador Llamozas y Raúl Borges (maestro de guitarra clásica entre 1930-1940).

Por varios años, Antonio Lauro fue guitarrista acompañante en los programas de la emisora radial Broadcasting Caracas (ahora Radio Caracas Radio).  Fue parte del Orfeón Lamas. En 1935 fundó y cantó para Los Cantores del Trópico, comenzando a destacar como compositor y arreglista. En 1940 se recibió como maestro compositor titulado, dando inicio formalmente a su carrera como creador musical. Recibe el título con la creación de Cantaclaro, este fue un poema sinfónico basado en la novela homónima del escritor venezolano Rómulo Gallegos. El 25 de julio de 1954 se estrena como cantante solista junto a la Orquesta Sinfónica de Venezuela, acompañado por el tenor Teo Capriles, la Cantata criolla de Antonio Estévez en el Teatro Municipal de Caracas.

Antonio Lauro se desarrolló como compositor, arreglista y autor de transcripciones. Por supuesto, un guitarrista de primera línea, percusionista, su rango vocal era como bajo-barítono. Fue maestro y director de coro. Así como formó parte de agrupaciones de música académica y de grupos de música popular venezolana. Sus familiares cercanos inspiraron sus obras, su mamá Armida, su hija Natalia y su esposa María Luisa. Dedicó el vals Carora a sus dos hijos varones y a Alirio Díaz (su gran amigo quien varias veces interpretó las obras de Lauro).

Antonio Lauro

Gracias a Antonio Lauro el vals venezolano se volvió internacional

Durante el golpe de estado del 24 de noviembre de 1948, Antonio Lauro fue apresado y obligado al destierro. Sin embargo, lo que parecía ser una trágica historia, le permitió vivir los mejores años de su vida, comenzando a ser tomado en cuenta a nivel internacional. Fue la época en la que compuso Sonata para guitarra, la Suite Venezuela para orquesta y los valses con nombres de mujeres.  Cabe destacar que Natalia, el vals más famoso es utilizado para concursos de guitarra. Incluso, se conoce que en Juilliard School of Drama and Music de Nueva York, tiene como exigencia para ingresar en la Maestría en Guitarra Clásica interpretar alguna obra de Lauro. Estas las componía en la medida de 3/4, pero las interpretaba en 6/8. Fue percusionista y corno solista con la Orquesta Sinfónica Venezuela. Fue parte del trío Raúl Borges, además de haberlo fundado en 1942, acompañado por Antonio Ochoa y Flaminia Montenegro de De Sola.

Toda su trayectoria llevó a Antonio Lauro a ser homenajeado y conocido como el “único músico del Siglo XX venezolano en alcanzar trascendencia universal” Venezuela Sinfónica explica “Lauro es un compositor muy inspirado. Por supuesto que es muy inspirado, pero no es solamente eso: el sonido politonal que expresa su guitarra es grandioso y de una sonoridad admirable (la guitarra puede tocar al mismo tiempo en dos tonalidades diferentes y esto lo desarrolla Lauro en una forma inigualable)  Su melodía surge fluida y espontánea, para seguir su propio curso hasta desbordarse en un romanticismo elegante y sentimental. Todos sus valses están escritos para la guitarra y precisamente Antonio Lauro fue un virtuoso de este instrumento, para él la guitarra fue su medio de expresión musical, como el piano lo fue para Chopin. A Antonio Lauro corresponde el mérito de haber llevado el vals venezolano a las más importantes salas de concierto de todo el mundo.”

Antonio Lauro falleció el 18 de abril de 1986 en Caracas. Recibió durante su vida el Premio Vicente Emilio Sojo, en sus ediciones de 1948, 1955 y 1957. El Premio Oficial de Música, en los años 1947, 1948 y 1950. Premio Nacional de Música en Venezuela en 1985. Hijo Ilustre de Ciudad Bolívar (1977) y el Premio Casa de las Américas en Cuba, 1978. El Conservatorio Nacional de Música Juan José Landaeta en Caracas, decidió colocar su nombre en la Cátedra de guitarra. Además de un honor a su memoria, es homenaje por su desenvolvimiento como maestro de la institución. 

Compartir en:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Patrocinado por

También puedes ver

Otros articulos relacionados

Día Mundial de la Arepa

Día Mundial de la Arepa

Día Mundial de la Arepa: ¡celébralo tú también! La arepa es, sin ninguna duda, uno de los alimentos preferidos por el venezolano. Hablar de la