Henrique Avril | El primer reportero gráfico de Venezuela

Henrique Avril

Llegó el mes de junio y con él la edición número 31 de Venezolanos Ilustres lo que nos llena de alegría y satisfacción, pues sabernos que escribiendo para ustedes nos regocija el alma.

Junio es el mes de los padres, de los profesionales del periodismo, y por qué no, de quienes también los acompañan en esta labor como es el caso de los reporteros gráficos. Es por ello, que en esta oportunidad le traemos un merecido tributo al barinés Henrique Avril.

¿La razón?, pues es considerado como el primer reportero gráfico de Venezuela, de padres de origen francés y un apasionado de la fotografía. Aunque se desconoce su fecha exacta de nacimiento, se sabe que tuvo lugar en 1886.

Se podría decir que la pasión por la fotografía de Henrique viene de familia, debido a que su padre, Luis Avril formó parte del movimiento impreso de la entidad barinés durante el siglo XIX, además su tío Felipe fundó la Sociedad Francesa de Fotografía en 1851, mientras que Edwar, también tío del joven participó en una de las exposiciones organizadas por la misma asociación y, fueron estos dos últimos familiares los que lo introdujeron en el mundo fotográfico, estudiando a su vez, en París gracias a su padre.

Al igual que su fecha exacta de nacimiento, se desconoce si Henrique logró culminar sus estudios de fotografía en París, pero lo que sí conocemos de él es que sus trabajos como fotógrafo eran impecables, siendo uno de ellos en la revista Photo-Gazelle donde recibió sus primeros reconocimientos.

Asimismo, estuvo en la revista capitalina “El Cojo Ilustrado”, propiedad de su hermano Elías en el que también era socio; pero que, tiempo después, fue vendida tras el fallecimiento del señor Luís.

No obstante, los nuevos dueños de la revista continuaron publicando los trabajos de Henrique por 23 años, mostrándose aproximadamente 323 imágenes, incluyendo varias pictografías, pero fueron la gráficas del Centro y Llano del país lo que lo hizo merecedor del título como “Primer Reportero Gráfico de Venezuela”.

En cuanto a su vida personal tenemos que decir, que contrajo matrimonio (1906) con María Lourdes Ugueto, nacida en la ciudad de Barcelona del Estado Anzoátegui, tras la ceremonia se erradicaron en Puerto Cabello (Carabobo), donde Henrique sigue mostrando su talento como fotógrafo, destacando como el primer corresponsal gráfico de la entidad, gracias a que capturó las imágenes de personajes importantes de la zona y de 20 estados del país, al igual que sus costumbres y lugares.

Ejemplo de ello, las imágenes llamadas “Paisajes Nacionales” en las que a su vez, retrató a esta hermosa ciudad. Pero no solo eso, una vez culminado su ciclo profesional en el “Cojo Ilustrado” Avril fue reportero de la revista del también venezolano Rómulo Gallegos, que llevaba por nombre “Actualidades y El Nuevo Diario”, de hecho su pasión por congelar una imagen fue tal que no se le conoce otra profesión.

Es más, también trabajó en los comunicados de las publicaciones del General Ezequiel Zamora (1859), fundó en 1886 el Club de Daguerre, junto con Domingo Lucca, Rafael Requena y José Carbón.

Aunado a ello, Henrique formó parte del equipo del ingeniero designado por el presidente Cipriano Castro para levantar planos y mapas geofísicos de las localidades de Venezuela (1902-06).

El talento de Henrique Avril fue sin duda, elemento de motivación para los aficionados de la fotografía de nuestro país, sus trabajos llegaron a inspirar a muchos historiadores a mantener vivo su legado y a enaltecer el aporte que dejó durante sus 84 años de vida.

El señor Henrique Avril parte físicamente un 27 de junio de 1950, fecha en la que se toma de referencia para decretar el Día Nacional del Periodista en Venezuela.

Facebook: venezolanosilustres

Twitter: @VEIlustres

Instagram: venezolanos.ilustres

Compartir en:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Patrocinado por

También puedes ver

Otros articulos relacionados

Día Mundial de la Arepa

Día Mundial de la Arepa

Día Mundial de la Arepa: ¡celébralo tú también! La arepa es, sin ninguna duda, uno de los alimentos preferidos por el venezolano. Hablar de la