Lista de las emblemáticas comidas escolares venezolanas

Los días escolares, ¡cuántos preciosos recuerdos! La etapa donde todos comenzamos a aprender lo que era la vida. Durante estos años también recibimos los más deliciosos desayunos que nos acompañaron por muchos años. Incluso como adultos tenemos esos momentos de recordar eso que solíamos llevar para compartir (o no) durante el recreo.

Había días cuando el desayuno escolar se volvía el más delicioso de todos, a veces era en los primeros días del mes, cuando compraban los jugos YukyPak de naranja con croissant, queso crema, jamón y queso. Pero existían los otros cuando solo podía ser una arepa con mantequilla y queso, más el tradicional jugo de guayaba casero. Eramos felices solo con eso, no había preocupaciones porque era comida repetida o estaba muy fría, sabíamos que venía de casa con amor y esfuerzo.

salón de clases
Los desayunos escolares siguen acompañándonos hasta el día de hoy ¿Recuerdas que solías llevar en tu lonchera?

En las escuelas públicas entregaban desayunos gratuitos

Años atrás, en la Venezuela de los 70 el desayuno escolar para las escuelas públicas eran gratuitos. Los estudiantes más grandes eran organizados en patrulla escolar para llevar las gaveras de cuarto de leche Silsa o Mamá Carabobo. Más las cavas de desayunos con arepas de soya rellenas de Diablito (aunque el relleno podía variar) lo que se encargaba de repartir la maestra. El método podía cambiar de acuerdo a la escuela, pero el alimento era seguro, aunque en otros lugares llegaban a entregar bolsas de leche en lugar de cartón. En ocasiones podían entregar a los niños, para reforzar su alimentación, Lactovisoy o Wampole. Eso sí, había casos en que los niños no tomaban sus leches, las botaban o cambiaban por otras cosas al salir del colegio.

Existió también como parte del desayuno escolar en la década de los 70 el programa Vaso de leche escolar, donde entregaban un cuartico de leche a cada niño para ingerirlo durante la hora del recreo. Según datos ofrecidos en internet, el Vaso de leche escolar comenzó en 1959, durante la gestión de Rómulo Betancourt, especialmente para los estratos sociales vulnerables. “Un cuarto de leche proporcionaba el 25% de las necesidades nutricionales infantiles”. Incluía un paquete de 4 galletas de soya del INN. De igual modo, durante el mandato de Jaime Lusinchi y de Carlos Andrés Pérez se aplicó este programa, junto a la Beca Alimentaria y el morral escolar.

cantina escolar
Durante la hora del desayuno algunos alumnos compran en la cantina escolar

Seguramente tú también llevaste unos de estos alimentos en tus días escolares

Con todos estos recuerdos, ¿ya haces memoria de tu desayuno escolar? Preparamos una lista para refrescar tu memoria:

En el plato principal era muy común conseguir empanadas, lo más tradicional además de la arepa con sus millones de formas de rellenar. Eran mayormente compradas en la cantina escolar o las personas cercanas al colegio, lo que también se mantiene hoy en día. Los tequeños, tanto de coctel como escolares de tamaño jumbo. Cachitos, los mejores de las panaderías. Los sánduches, que competían con los que vendían en la cantina o los que preparaban en casa. Estaban las ocasiones cuando los niños llevaban su propio cereal desde casa, la taza de Zucaritas, Corn Flake o Froot loops, con algún termo cargado de leche (pudiera ser Parmalat) que mezclaban para el desayuno escolar.

desayuno
Lonchera escolar. Cr: El Cooperante

Por el lado de las bebidas, comienzan las maltas, debatiéndose entre Polar o Regional. Las perfectas acompañantes de las compras matutinas, como la empanada. Es un desayuno que se lleva hasta la vejez, (lo admitimos, hasta camino al trabajo deseamos desayunar esto). Los jugos naturales, ya fueran comprados en la cantina o preparados en casa, como la limonada, naranja o de guayaba que era más rápido de preparar. El Yogurt, que para algunos no combinaba con todo, pero siempre se veía en la lonchera escolar. El Riko Malt, que seguimos amándolo. Los jugos de cartón, YukyPak, Huesitos, Frica o Del Monte. Y por supuesto, la chicha, ya fuera El Chichero, Los Andes, Carabobo o cuatro cereales..

pastelitos y malta
Pastelitos horneados y Malta Polar. Cr. Venezuelan Cooking WordPress

Postres, aunque a veces era sustituido por alguna fruta. Pero ¡Si! No todos queríamos la fruta, sino la chuchería, (que a veces hasta la comíamos primero). Como los Ponquesitos Once Once, los Pingüinitos o los Gansitos Marinela. Por las galletas era seguro ver las plantillas, Oreos, Reinitas, Sorbeticos, Newtons, Chips Ahoy, Tartaletas de arequipe, Marilu o las que no todos amaban a esa corta edad pero eran seguras en la lonchera, las Marias de Puig. Los chocolates Savoy muchas veces estaban incluidos, o los chicles, caramelos y chupetas, como Hubba Bubba, Bubblicious, Salvavidas, Chupa Chups y Los Fresquitos que incluían polvo ácido.

Ahora ya puedes reír por ese día tan arriesgado cuando tu mamá mandó Avena… O cualquier otra cosa, siempre existían estos eventos que dejaban todo el morral y cuadernos sucios. Quizás tu maestra compartió su desayuno contigo o tu mejor amigo luego del caos. Para ese momento era el fin del mundo, ahora es un precioso recuerdo. Así como Anton Ego en Ratatouille (2007), de solo comer uno de estos hoy en día, vuelves al pasado, cuando todo estaba bien. Quizás con esto se te antoje recrear tu desayuno escolar.

Facebook: venezolanosilustres

Twitter: @VEIlustres

Instagram: venezolanos.ilustres

Compartir en:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Patrocinado por

También puedes ver

Otros articulos relacionados