Daniela Suárez: “el karate me demostró que soy capaz”

“Tu actitud define tu altitud”

Daniela Suárez es una joven karateca destacada venezolana. Ganó tres medallas de oro en el campeonato panamericano y del caribe. Dos veces oro en el campeonato sudamericano. Dos veces bronce en Karate Premier League y Bronce en los juegos panamericanos. Actualmente es una sensei y fundadora de su propio dojo, Gaman en Naguanagua, Estado Carabobo.

Comenzó desde los seis años en el karate, le gustaba tanto que fue muy perseverante. Hacía todo lo posible por no faltar a sus prácticas, si por algún motivo no quería ir, su mamá siempre insistió: debía seguir y trabajar por lo que quería lograr. Entrenaba inicialmente en un Dojo en Naguanagua donde trabajaba su papá. Su Sensei fue Hugo Febres. Años después fue parte de la Selección del Estado Carabobo. A nivel federado Daniela Suárez no lograba obtener buenos resultados, lo que resultó difícil al comienzo, pero no fue un impedimento. Siguió luchando incluso cuando tenía deseos de desistir. El Sensei Marvin Silva la ayudó a mejorar muchísimo en este aspecto, motivándola a persistir. Una época en la que vivió cambios para lograr tantas cosas importantes.

El sueño del karate lo recibe de su papá, quien sembró en ella el amor al deporte y a la cocina. Quería que sus hijos fueran atletas de alto rendimiento, lo que resultó siendo amor a primera vista para Daniela, quien desde el primer día que vio la práctica por una ventana, volvió el karate su pasión. Con la cocina no se quedó atrás, tiene un emprendimiento llamado La Morocha Food. Es un interés que nació del encanto por el comer. También disfruta mucho agradar a otras personas, le resulta perfecta la cocina para demostrar amor, por eso disfruta preparar alimentos, servir y ver a los comensales disfrutarla. “Cada cosa que hago la hago con mucho cariño, saca de mi la parte delicada, romántica, detallista, la más coqueta diría yo.”

Daniela

Daniela ha luchado desde el día en que nació hasta el día de hoy

Es que la historia de Daniela Suárez deja muy claro que nunca es tarde para hacer lo que se ama y para ser una triunfadora. Aunque desde sus competencias juveniles en panamericanos y suramericanos no me fue tan bien, son un ejemplo de aprendizaje. Para algunos pueden parecer derrotas, pero en realidad fueron triunfos que la impulsaron a mejorar. Por tal motivo, en las competencias como adulto estuvieron los reconocimientos. Los triunfos en los Panamericanos tienen un lugar muy especial en su corazón, marcaron su vida literalmente. Ser la mejor del continente fue uno de sus más grandes sueños y lo pudo lograr varias veces, aprendió que no importa cómo son los comienzos, empezar mal no significa terminar mal. La clave está en la perseverancia, no desistir de las metas que se plantean. Ella lo soñó, trabajó por ello, no se rindió y lo logró.

Hoy vive las secuelas de esa actitud luchadora. Se siente totalmente gratificada y afortunada por el dojo Gaman y todas las personas que la ayudaron. “En tiempos difíciles parece una hazaña imposible y doy gracias a Dios por haberlo podido lograr”. Para Daniela Suárez representa claramente lo que su nombre significa: Gaman es perseverancia, resiliencia, la capacidad del ser humano de sobreponerse a las dificultades. Para ella, el Dojo significa resiliencia.

Ahora, su faceta como sensei tiene un significado complicado para ella. Lo resume que no es fácil como puede parecer. Es responsabilidad, esforzarse cada día ser mejor por los aprendices, y un compromiso de preparar a seres humanos que pronto serán la base de la sociedad. Sin embargo, lo disfruta. Ama dar lo mejor de sí, aunque agotada y superando lo difícil, siempre será gratificante para Daniela enseñar y sembrar valores.

Todo esto lo hace con amor y compromiso porque para ella el karate tiene un gran significado, es cambio de vida. Así como ella no sería la misma persona que es hoy de no ser por este deporte, quiere compartir eso mismo con otros para transformar más vidas. Así como quizás sus padres no habrán tenido los recursos para llevarla de vacaciones por el mundo, el karate sí le permitió conocer muchos países, personas, viajar, y le demostró que ella es capaz, le hizo ver de qué está hecha, la llenó en todos los sentidos de la vida ¡Por eso ama enseñarlo! Para rescatar vidas con el karate.

Daniela Suárez
Lo que más disfruta de ser madre es tener un maestro para toda la vida.

"Cuando me retiré, decidí ser mamá"

En mayo celebramos también la maternidad, Daniela Suárez tiene más de 6 años como una. Desde el inicio estuvo planificado, así que pudo retirarse del karate y encargarse por completo de su rol de madre. Dio una pausa al trabajo y cuando se sintió lista, lo retomó. Lo más emocionante es que su profesión le ha permitido estar todo el tiempo junto a su hijo, lo que ha sido más sencillo y agradable para tenerlo siempre a su lado. Lo que más disfruta de ser madre es tener un maestro para toda la vida. Observa que los hijos enseñan en primer lugar lo que significa verdaderamente la palabra amor, así que lo mejor para ella es el aprendizaje de amar y ser amada desde el primer día de su existencia.

La etapa de ser madre le hizo desmentir el mito de que aplicar lactancia exclusiva impide trabajar, o en su defecto, que trabajar impide amamantar exclusivamente. Para Daniela fue totalmente falso. La lactancia le demostró que sí está el entusiasmo de aplicar algo en la crianza, se puede hacer sin importar lo que otros digan. Sin embargo, entiende que cada experiencia es diferente para cada madre e hijos. “Solo tenemos que conectarnos con nuestros bebés y creer en nuestra intuición que no falla.”

Gaman
"Me han dicho que este no era el año de emprender, que abrir un negocio era una locura, yo digo que luchar con perseverancia no tiene nada de loco y que siempre siempre es un buen momento para lograr las cosas" Daniela Suárez en su Dojo Gaman

Daniela se define como una guerrera

Luchar cada día es lo que la hace ser quien es. Y aunque ‘guerrera’ es una palabra muy significativa, por tener un significado fuerte y firme, incluye muchas lágrimas, sangre, sudor, miedos y al mismo tiempo resiliencia, perseverancia y fe. Desde su nacimiento hasta ahora sigue en Valencia Estado Carabobo. Su plato venezolano favorito es el chicharrón de cerdo y su lugar favorito es El Parque Morrocoy. Ama la playa y los cayos, “es uno de los lugares más especiales para mi en la vida.”

Entre sus mayores retos, el más difícil ha sido su divorcio y salir adelante en estos tiempos de pandemia. Así como ni la pandemia ni un divorcio son fáciles, “imagínense vivir ambos al mismo tiempo”. Fue el tiempo más duro de su vida, pero en el que logró encontrar fuerzas gracias a Dios y a su palabra que es su refugio, lo que le ha permitido seguir. Afirma que algunas veces no camina, sino que se arrastra, aunque hay otros días que no se arrastra, sino que vuela. Pero siempre esforzándose por avanzar un poco más. Ha buscado mucha ayuda de su iglesia, de su familia, amigas e incluso de su terapeuta. “Lo he superado porque no he dejado de buscar ayuda de alguna manera para mejorar, esa para mi ha sido la clave.”

Para quienes deseen dedicarse al karate, Daniela Suárez les recomienda que primero elijan el deporte con convicción de que les gusta, estando conscientes de que esa es su pasión. Segundo, que sepan que es un deporte y un arte marcial que requiere mucho carácter y mucha perseverancia para luchar en todo momento. Y por último, que es un camino duro pero gratificante y es algo que se convierte en tu vida más que en tu deporte.

Daniela Suárez sigue activa en su cuenta de Instagram. Puedes conocer su Ranking de competidora como karateka o conseguirla también enseñando en el Dojo Gaman.

karateca

Compartir en:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Patrocinado por

También puedes ver

Otros articulos relacionados

Día Mundial de la Arepa

Día Mundial de la Arepa

Día Mundial de la Arepa: ¡celébralo tú también! La arepa es, sin ninguna duda, uno de los alimentos preferidos por el venezolano. Hablar de la