Enero 2023
Enero 2023

Federico Brandt también fue nuestro exponente

Federico Brandt fue un pintor venezolano, recordado por ser parte del Círculo de Bellas Artes (fundado por Leoncio Martínez) junto a otros exponentes contemporáneos: Cabré, Monsanto, Armando Reverón, Próspero Martínez y Rafael Monasterios.

Federico nació en Caracas el 17 de mayo de 1878. Sus padres fueron Luis Brandt y Julia Sofía Casanova, ella era nieta de Cristóbal Mendoza, el primer presidente de Venezuela (en 1811). Estudió en Alemania durante su infancia, regresando a Venezuela en 1893. Entró a la Universidad Central de Venezuela para formarse como ingeniero, pero abandonó en 1897 para dedicarse a la pintura. De hecho, se estima que para 1896 era estudiante del taller de Arturo Michelena, así que estudió en la Academia de Bellas Artes, (donde tuvo de profesores a los pintores Emilio Mauri y Antonio Herrera Toro) egresando en 1899. Aquí ganó el Premio de Pintura del certamen de fin de curso, recibiendo una beca para estudiar en Europa, aunque no la aceptó. Sin embargo, en 1902 se mudó a Europa. Vivió en París y asistía con frecuencia al taller de Jean Paul Laurens y a la Académie Colarossi. Continuó sus viajes por Holanda y Bélgica, relacionándose muchísimo con la pintura holandesa, lo que marcó su propio estilo.

Federico Brandt, autoretrato

El Óleo sobre Tela fue lo más marcado en Federico

Volvió a Caracas para 1903, asistiendo al taller de la Academia (alcanzando a conocer a Manuel Cabré, Antonio Edmundo Monsanto y César Prieto). Desde esta época hasta 1909 en sus obras destacan más las matices grises y pardas en retratos y naturaleza. En 1912, luego de la huelga de los estudiantes de la Academia y la posterior formación del Círculo de Bellas Artes, eventos que impulsaron al arte y a Federico Brandt a retomar con más fuerza la pintura. En 1916 conoce al artista rumano Samys Mützner, amigo cercano quien influyó notablemente en su estilo, aplicando el impresionismo en sus obras. 

Bibliofep Historia registró datos de Juan Calzadilla sobre la vida de Federico Brandt: “El gusto por los objetos antiguos, el amor al espacio arquitectónico y la disposición reflexiva de su espíritu, lo orientan hacia una pintura de clima intimista y de un tono recatado y como musical, que se traduce en temas de bodegones e interiores, pero también pinta del natural y sus paisajes, resueltos enérgicamente con un colorido vivo, vibrante y pastoso, que deja al descubierto la huella del trazo que circunda a las formas, ejercieron notable influencia y figuran entre las obras más representativas de la pintura de la época.”

Con esto demostraba que era un artista retraído, sereno y solitario. Se sentía cómodo entre su familia, dedicando horas a la lectura más a sus pinturas. Sus colecciones de antigüedades fueron de gran forma inspiración para ejecutarlos posteriormente. Las obras de Brandt se diferencian mucho de las obras más populares venezolanas, quizás por haber mostrado el lado cómodo de la sociedad arreglada, o quizás porque estaban cargadas de los gustos del autor. Aunque es un artista que se encontró aliado con Armando Reverón, Nicolás Ferdinandov y Monsanto en una exposición colectiva en la Universidad Central de Venezuela en 1921, quedan registros de que se había reunido con César Prieto o Marcos Castillo, incluso el mismo Reverón en otra ocasión; no se volvió tan popular como el antes mencionado, pero su nombre sigue gozando de la fama por ser un autor destacado a su época.

Federico Brandt-en-su-taller

"Brandt es ante todo un pintor espacialista"

Entre sus obras más reconocidas están: Isaac bendice a Jacob (1899, la que le permitió su premio de pintura). Cofre de Flores, (Circa, 1914). Mendigo (1915, su primera obra más reconocida). Flores (Circa, 1915). Reliquias coloniales (Circa, 1917). Retrato de Díaz el Anticuario (1922). Interior con maniquí (1924). Paisaje (Circa, 1924). Interior con Mesa Colonial (1924). Naturaleza muerta con virgen (Circa, 1925). Retrato azul con paleta (Circa, 1925). Calle de Petare (Circa, 1927). Casa de hacienda de Bello Monte (Circa, 1927). Muñecas (Circa, 1927). Retrato de modelo (1927). Techos de Caracas (1928). Calle con automóvil (Circa, 1928). Calle con figuras (Circa, 1928). Calle con árboles Macuto (Circa, 1928). Naturaleza Muerta con Brocha y Pinceles (Circa, 1930). Interior con Mecedora (Circa, 1931). Más dos autorretratos, uno de ellos en 1916. Nuevamente Juan Calzadilla expresó: “Toda la obra de Brandt parece apuntar no hacia la realidad sino hacia el lenguaje que es al mismo tiempo una realidad: la de la pintura. Su obra fue como una encrucijada: recibió muchos caminos, juntándolos, pero a la vez estaba lista para dejarlos libres de nuevo”.

Además de dedicarse a la pintura, Federico Brandt fue un artista plástico que ejecutó ilustraciones para El Cojo Ilustrado, una revista de publicaciones quincenal vigente entre 1892 y 1915. Se casó en 1912 con María Dolores Pérez Mello, juntos vivieron en Caracas en una casa en la esquina de Mijares, donde tenía su estudio y vivió hasta su muerte. Hogar que en muchas ocasiones fue sitio de encuentro entre artistas. Tuvo dos hijas, Julia (a quien retrató en Julia y sus juguetes en 1915) y Mary, ambas también desarrollaron destreza por el arte. En 1922 viajó a Estados Unidos y para 1924 su obra se torna como la de un maestro en el arte. 

Fue posterior a la muerte de Federico Brandt cuando se organiza una exposición individual, la cual sería su primera. En 1933 hubo otra exposición en el Ateneo de Caracas. A estas le siguieron: 1956 en la Sala Mendoza. 1972 “Retrospectiva” en el Museo de Bellas Artes (MBA). 1978 “Federico Brandt. Centenario de su nacimiento” en la Galería de Arte (GAN). 1982 “Diario de lo posible”, Ganen. En 1950 el MBA presentó una exposición con obras de Brandt y sus hijas, Julia y Mary. La Galería de Arte Nacional posee varias de sus obras de 1899 y 1931. Su colección se encuentra dispersa entre la Gobernación del Distrito Federal, Caracas. Museo Arturo Michelena, Caracas. Museo Caracas. Palacio Municipal, Caracas. Museo de Anzoátegui, Barcelona, Edo. Anzoátegui. Residencia Presidencial La Casona, Caracas.

paisaje
Obra de Federico Brandt. Paisaje, Casa de hacienda de Bello Monte. Circa 1927. Óleo sobre Tela 58,6 x 42,2 cm.

Falleció el 25 de julio de 1932 a sus 54 años, el motivo se desconoce. Finalizamos homenajeando su memoria con otro fragmento de Juan Calzadilla dicho en 1972: “Brandt construye en donde los otros sugieren la realidad por medio de las relaciones del color, atribuyendo a estas relaciones toda la eficacia de la pintura, y sin que se pueda hablar de una representación del espacio. El de Brandt, con todo lo que tiene de espontaneidad, es un arte de mediciones geométricas, de atmósfera en perspectiva, aunque se sirva de esto para fundar un espacio plástico nuevo”. 

 Facebook: venezolanosilustres

Twitter: @VEIlustres

Instagram: venezolanos.ilustres

Compartir en:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Patrocinado por

También puedes ver

Otros articulos relacionados