Lya Imber de Coronil, trabajadora por la infancia

Trabajadora por la infancia es el título que ella se quiso dar a sí misma, sin duda mucho más exacto que el de “la gran madre de la infancia venezolana” – Ana Teresa Torres sobre Lya Imber, Un barco se detiene en la Guaira

Lya Imber de Coronil fue una de las figuras más resaltantes en la medicina venezolana. La primera mujer en graduarse dentro del país como doctora en medicina (el doctorado era común recibirlo dentro de la carrera medicina hasta 1946). Fue, además, fundadora y directora del Hospital de Niños J.M. de los Ríos en Caracas, miembro del Comité Directivo de UNICEF, de la Junta Directiva del Colegio de Médicos y de la Academia Nacional de Medicina.

Lya Imber
Lya Imber de Coronil fue la primera médico graduada en Venezuela. Fundadora y directora del Hospital de Niños J.M. de los Ríos en Caracas.

Lya Imber, de Odessa a Venezuela

Lya Imber Barú nació el 17 de marzo de 1914 en Odessa, Ucrania. Hay cierto conflicto con el verdadero año del nacimiento, pero debido a la situación que existía en la época más la nacionalización, causó esos estragos que poca importancia tienen ahora. Cuando tenía cuatro años su familia decide vivir en Soroki, Rumanía, alcanzando hasta su adolescencia, del que se registran sus estudios en el liceo francés Jeanne d’Arc. En 1928 llega a La Guaira, Venezuela junto a su madre Ana Barú y hermana, la irreverente Sofía Ímber. Debido al conflicto político en el continente europeo, su padre Nahum Imber había llegado a Venezuela semanas antes.

Se habían establecido en La Victoria, estado Aragua. Pero Lya Imber de Coronil tenía otros intereses, debe mudarse a la capital para iniciar sus estudios de medicina. Ella debía trabajar para mantenerse, así que daba clases de francés, hacía traducciones y administraba medicamentos o inyecciones a domicilio. Fue parte del escaso 0,7% de la población femenina en cursar estudios en la UCV, donde ingresó en 1930. “Entre 1911 y 1939, apenas egresaron 26 mujeres de la UCV, 13 de Filosofía, 7 de Farmacia, 5 de Ciencias Médicas y 1 de Odontología”. Su inscripción fue caótica e histórica, hombres sorprendidos por su osadía y capacidad. Aunque no manejaba el idioma su características físicas eran objeto de controversia también. El decano Plácido Daniel Rodríguez Rivero tuvo que acompañarla y ser su guardaespaldas hasta que llegó a su casa. Cabe destacar que las burlas se mantuvieron, pero también logró crear conexiones valiosas, como conocer a quien fue su esposo Fernando Rubén Coronil (a quien también agregó en la dedicatoria de su tesis). Quizás no sea muy destacado, pero la dedicatoria completa de su tesis fue:

A mis padres y hermana

A mi compañero F.R. Coronil

A los doctores Alberto J. Fernández, Gustavo Machado y Jesús R. Rísquez.

A mis amigos y maestros del Viejo Mundo.

En 1936 Lya Imber de Coronil fue una de los 33 doctores en medicina de la Universidad Central de Venezuela. Su tesis lleva por título Ensayo de estadística de mortalidad infantil por tuberculosis en los niños de Caracas. Demostrando desde ese momento el gran interés por los infantes.

“Aunque la Pediatría y la Microbiología, en ese entonces, no eran reconocidas como “especialidades” en Venezuela, la tesis doctoral de Lya y la gran experiencia adquirida en consultas para niños (en actividades extra académicas) la convirtieron en la primera mujer pediatra, microbióloga, egresada (originalmente) de una universidad venezolana.”

Lya
Promoción 1936 de doctores en Medicina, UCV. En la foto, 33 de los 83 bachilleres que empezaron. En el centro de la imagen, Lya Imber, la única mujer de la promoción.

Primera mujer en ser miembro de la Directiva del Colegio de Médicos del Distrito Federal

En 1930, cuando Lya Imber de Coronil había realizado la solicitud de ingreso en la UCV lo había hecho para asistir al Curso de Doctor en Filosofía y Letras. En 1967 confirmó en una entrevista con Ana Mercedes Pérez que si tenía interés en humanidades “pero esa facultad no la había en la universidad, entonces opté por medicina, a la que me entregué con pasión”. Una carrera con la que encajó perfectamente, como nacida para ello. 

Además de ser la primera mujer Directiva del Colegio de Médicos del Distrito Federal en 1941. Lya Imber de Coronil fue la fundadora de la Sociedad Venezolana de Pediatría, en la que también fue la primera mujer presidenta entre 1949-1951. Fue secretaria general del Consejo Venezolano de Niño (1950). Jefa del Servicio de Medicina Nº1 del Hospital de Niños J.M. de Los Ríos (1954-1958) y primera mujer directora del Hospital J.M. de Los Ríos (1968-1971). Jefa del Servicio de Higiene Mental del Hospital de Niños (1958-1961). Presidenta de La Liga Venezolana de Higiene Mental (1972-1976). Representó a Venezuela en diversos congresos internacionales, además de sus grandes conocimientos, su facilidad en manejar varios idiomas como el Ruso, Alemán, Francés, Rumano, Inglés y Español. Fue vicepresidenta de la UNICEF. Presidenta del Consejo Directivo de Protección a la Infancia en Suiza. Profesora titular de Clínica Pediátrica y Puericultura en la UCV (1958). Principal promotora de dictar la materia “Puericultura” en el tercer año de educación media venezolana, incluso llegando a escribir el primer libro de esta materia.

Escribió otros textos, como El problema de la Rehospitalización y Algunos Problemas de la Asistencia Hospitalaria del Niño. Realizó estudios científicos o médicos, como Estudio de Algunos Casos de Anemia en la Infancia (1947). Evolución de la Puericultura y la Pediatría en Venezuela desde 1926 hasta 1955. La Salud Mental de los Hijos. Mi Cuaderno de Puericultura (1978). Recopilación de sus Artículos de Divulgación, por el Consejo Venezolano del Niño (1959). Entre artículos científicos publicados en el diario El Nacional (1980), destacando: Hambre en Venezuela, Niños Tranquilos y Leche Materna. O diversos artículos en los Archivos Venezolanos de Pediatría y Puericultura más el Boletín del Hospital de Niños.

Lya Imber de Coronil recibió muchos reconocimientos, además del apoyo y cariño de una nación entera. El “Mérito al Trabajo, Diego de Losada, Francisco de Miranda, Andrés Bello en su Primera Clase (entregada personalmente en la casa de la doctora Imber, por el presidente Luis Herrera Campins en 1981), Orden 27 de Junio y la Medalla de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría”.

Fue una mujer que se interesó ampliamente por el cambio desde los más pequeños, enseñando de buenas normas y cuidados. Su faceta como microbióloga nunca se separó de ella, casi obsesiva por la higiene y la limpieza, llegando a decir “sueño con un laboratorio dotado de técnicas modernas que permitan la necesaria evaluación y trabajo de investigación”. Es que mientras realizaba trabajo como enfermera antes de graduarse, analizaba exámenes de laboratorio y de Microbiología en el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social (entre 1936-1940).

Lya Imber de Coronil fue una mujer a la que la medicina, los niños y la salud en general siempre le importó. Falleció el 13 de septiembre de 1981 en Caracas por un carcinoma pulmonar, cuando tenía 67 años. En homenaje a ella, la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría formalizó la Orden al Mérito Lya Imber de Coronil, reconocimiento exclusivo para mujeres venezolanas con grandes compromisos y labores por la salud de los niños y adolescentes.

 Facebook: venezolanosilustres

Twitter: @VEIlustres

Instagram: venezolanos.ilustres

 

Compartir en:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Patrocinado por

También puedes ver

Otros articulos relacionados

Día Mundial de la Arepa

Día Mundial de la Arepa

Día Mundial de la Arepa: ¡celébralo tú también! La arepa es, sin ninguna duda, uno de los alimentos preferidos por el venezolano. Hablar de la