Endrina Yépez | Una periodista que muestra “la fuerza de la aceptación”

Estamos en el mes de marzo, mes de la mujer. Por tal motivo, en Venezolanos Ilustres preparamos una edición especial dedicada a estos seres que dan vida, que se esfuerzan por siempre dar lo mejor de sí día a día. Es un honor y un verdadero privilegio contar en esta edición con la periodista venezolana, Endrina Yépez, quien actualmente es ancla del canal de televisión Venevisión y, que a su vez se está estrenando como escritora con su primer libro “La Fuerza de la Aceptación”.

Una mujer llena de fe, de amor y vocación de servicio tal como ella nos reveló. Acompáñanos a conocer a la Endrina madre, hija, hermana, profesional y por supuesto, humana en las próximas líneas.

Hablar de Endrina es hablar de sensibilidad, de gallardía y de entereza, pues también ha tenido que librar sus batallas, pero ha sabido manejar perfectamente cada situación que se le ha presentado por muy difícil que ésta sea, porque además es una mujer llena de optimismo y de muchísima fe.

Ella misma se define como: “Endrina Yépez es una persona sensible, humana, solidaria, noble que se esfuerza por dar cada día lo mejor de sí. Soy también madre, tengo unos hijos que son lo más importante de mi vida, soy mujer, soy amiga, soy hija, soy compañera y hago muchas cosas, entre ellas ser periodista”.

Asimismo, esta caraqueña de raíces larenses, pues toda su familia es de estas tierras occidentales del país (su papá es del Tocuyo, su mamá de Barquisimeto) agregó además, que siempre ha sido una persona soñadora y enfocada en vivir en el presente y en el futuro, “todo lo que hago lo hago en función de expandir mi alma, a dejar un legado, a dejar una huella y sobre todo ser inspiración para mis hijos”, puntualizó Endrina.

El periodismo, una de las grandes pasiones de Endrina Yépez

Aunado a ello, también nos comentó que su pasión por el periodismo nació desde muy pequeña, porque soñaba con ser escritora, era de esas niñas que siempre tomaba la palabra para participar en los eventos del colegio, a esto le sumamos a su vez que durante su vida, se ha caracterizado por tener una gran su vocación de servicio en aras de educar, lo que da como resultado ese amor por esta hermosa carrera, como lo es el periodismo.

Pero, esa no era la única inclinación profesional de la periodista, nos aseguró que la psicología era su “segunda pasión”, de hecho comenzó a estudiar ambas carreras en paralelo, Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y Psicología en la Universidad Central de Venezuela (UCV), escogiendo finalmente el periodismo. “El periodismo y la comunicación me parecen de lo más humano que existe porque es imposible no comunicar”, refirió Yépez.

Al culminar la carrera a los 21 años de edad, y gracias a la versatilidad de la Comunicación Social, Endrina ha tenido la oportunidad de ejercerla de distintas maneras, iniciando entonces dentro del departamento de “Comunicaciones Corporativas” de empresas Polar, luego trabajó en el canal televisivo Radio Caracas Televisión (RCTV) en la Producción Ejecutiva de un segmento de Marketing Publicitario que se llamaba, Publitips; después llegó a Venevisión como reportera y posteriormente como ancla y presentadora de diversos programas de opinión, además de “una de las campañas más premiadas de la televisión venezolana que es la campaña ´Del buen venezolano´ y también como entrevistadora, creo que ha sido un viaje increíble y en este momento estoy viviendo una nueva faceta como escritora con la presentación de mi primer libro ´La Fuerza de la Aceptación´”.

¿Cómo nace “La Fuerza de la Aceptación”?

Tras conocer un poco cómo ha sido el transitar de Endrina Yépez por el ámbito comunicacional, es momento de profundizar sobre esta nueva faceta que recién estrena la caraqueña como escritora.

Al respecto, la comunicadora social nos comentó cómo inició todo esto de escribir. “Desde muy pequeña influenciada por mi tío Luis Rafael Yépez, que es el libro de Castellano y Literatura con el cual estudió casi toda Venezuela, yo siempre tuve una gran admiración por mi tío. De hecho, él fue el que me colocó a mi mí nombre de Endrina en honor al Vals que se le toca a la Divina Pastora y es de la pequeña Mavare, la orquesta la ´Pequeña Mavare`, yo siempre le decía a mi tío que quería ser escritora como él y de pequeña jugaba a hacer hemerotecas, escribir historias, escribía cuentos, siempre he andado como con un cuaderno o en el blog de notas de mi teléfono haciendo frases y eso es como una vocación natural, no fue algo que planifiqué como algo que quería hacer, sino que eso forma parte de mí y llevar adelante este sueño de mi primer libro ha sido una experiencia increíble”, aseveró Yépez.

De igual manera la periodista expresó que el nombre que lleva este ejemplar, describe lo que lo que es la aceptación, “la aceptación es una fuerza que te vuelve imbatible, porque una vez que tu aceptas tus defectos, aceptas las dificultades, aceptas las limitaciones más nadie, más nunca las pueden utilizar en tu contra. Por eso la aceptación es un lugar de poder, es un lugar de humildad, es un lugar de rendición ante Dios, de dejar que Dios sea Dios y qué puede ser más poderoso que eso”.

Los desafíos que ha tenido enfrentar Endrina a lo largo de su vida

Como en la vida de cualquier ser humano nos toca tener experiencias fuertes, duras y Endrina no es la excepción. A ella también le ha tocado vivenciar momentos difíciles. “Bueno si te hago una lista de desafíos, la lista es muy larga, yo creo que sortear perder a la mamá cuando uno apenas tiene cinco años es una de las pruebas más duras y más difíciles de cualquier ser humano. De hecho, perder a la mamá de la edad que sea es una pérdida que marca un antes y un después, luego perder a mi papá, luego perder embarazos, luego un divorcio, han sido distintas pruebas las que he tenido que sortear, incluso la prueba y los desafíos que implican conocerme, aceptarme, asumirme, ese trabajo interior que continuamente debemos hacer en nuestra alma para explorar todo lo que somos capaces de ser y hacer es un desafío continuo, recientemente también la pérdida de mi hermana ha sido una prueba muy difícil para mí”, indicó la escritora.

Asimismo, asegura además que todo lo que se vive en este plano marca un antes y un después, debido a que un día no es igual a otro, se viven situaciones diferentes, buenas, malas, medianas. “Yo creo que nunca somos los mismos y por eso cuando… Hay una expresión que dice que el agua del río corre y no te puede bañar dos veces igual porque a pesar de que parezca no es la misma agua, así nos pasa a nosotros los seres humanos. Yo creo que una de las experiencias que marcaron un antes y un después más importante fue la muerte de mi mamá, la muerte de mi papá, el nacimiento de mis hijos sin duda alguna ha revelado en mí una versión diferente y sobre todo, eso puntos de inflexión que he tenido donde me he desafiado, he sido probada, he sido cuestionada y han sacado de mí una fortaleza increíble que me han hecho ser una persona distinta a la que era hace unos años, pero en esencia siempre la misma”, enfatizó Endrina.

Y si del modelo a seguir de nuestra admirable entrevistada se trata, ella aseguró que es la construcción de la mejor versión que quiere llegar a ser, agregando a su vez que, “en realidad creo que cada quien traza su camino y debe construirlo desde la originalidad, desde la autenticidad, sin duda alguna para mí un referente importantísimo es mi papá, que me inculcó los valores de quien soy hoy y que me demostró con temple, con alegría, con optimismo que la vida a pesar de cualquier prueba, de cualquier dificultad sigue siendo bella”.

Más de la cotidianidad de Endrina Yépez

Sin lugar a dudas, la vida de la periodista y escritora Endrina Yépez ha sido un tanto compleja, pero también ha tenido sus altas llenas de alegría, de dulces sabores de boca, que hasta provocan sonrisas al recordarlos.

Tal es el caso de una de sus anécdotas más emblemáticas, que ocurrió dentro del Consejo Nacional Electoral (CNE) durante la cobertura de uno de los comicios electorales como reportera. “Eran unos plantones como decimos en el argot periodístico de laaargas horas de espera y yo estaba haciendo unas cámaras de presentación y despedida, y estaba dando cobertura en un evento electoral y me pusieron en una petanina para que se pudiera ver el logo del CNE en la toma y se viera la baranda, en uno de esos momentos yo me quité los tacones porque ya estaba muy cansada de tenerlos y cuando me los quité y estaba sobre la petanina alguien me hizo la broma de perderme uno de los zapatos y andaba yo por todo el CNE sin un zapato y parecía una loquita, creo que como esas muchas cosas cómicas que me han pasado, igual situaciones en vivo que uno tiene que ir sorteando y manejando que lo van fogueando a una, pero de las más cómicas creo que esa y de las más locas. Los viajes también han sido anécdotas increíbles, tener que ir a países como China, Arabia Saudita, Argelia, Rusia, Emiratos Árabes, tener ese contraste con tantas culturas ha sido una experiencia increíble”, destacó Endrina.

Asimismo, al hacer referencia a cuáles han sido las claves de su éxito, la caraqueña dijo que la preparación es la herramienta principal, porque la gente nota cuando se está preparado y cuando no, se nota más; acompañada de la constancia, mirar la vida con optimismo, la determinación, “y no depender de la motivación sino de la disciplina porque la motivación se acaba, la disciplina es lo que hace continuar en el camino y seguir adelante, aunque ya sientas que tus fuerzas no te dan, la disciplina y el enfoque es lo que hace que nunca pierdas de vista la meta”. Aspectos que ha seguido a cabalidad para alcanzar el lugar que ocupa actualmente como profesional, y que estamos seguro que la llevará a alcanzar muchas metas más.

Ahora yéndonos un poco hacia esos gustos “criollos” por lo nuestro, lo venezolano, Endrina Yépez nos confesó que le encanta nuestra comida, pero que su favorita es la arepa, la “reina pepiada con queso amarillo”, así como el asado negro con arroz y tajadas, “de verdad es que toda la comida venezolana me encanta, me gusta muchísimo. Y de mis lugares favoritos del mundo es Canaima, Canaima tiene una magia que no sé, yo piso el aeropuerto cuando llego a Canaima y es que sucede una magia en mí que me transforma y me conecta con mi alma, con mi esencia, es algo que es indescriptible, pero es como una experiencia mística, espiritual, muy bella”.

Finalmente, no podemos terminar esta entrevista sin que Endrina le ofreciera un mensaje a estos jóvenes que están en Venezuela, que quieren ser periodistas o escritores como ella, a lo que respondió: “Mi consejo es que no paren de soñar, que tengan Fe en sí mismos, que no imiten a nadie, que traten de construir su propio estilo personal, porque las ´tapamarillas` siempre son más baratas y lo original es lo que se vende más caro”, concluyó Endrina.

Un deleite de entrevista es lo que vivimos junto a esta talentosa profesional de la comunicación, una mujer que, como bien dijimos, al inicio de estos párrafos está llena de fortaleza y entereza, que ha librado sus batallas con fe y optimismo, pero también aceptando y asumiendo cada experiencia como parte de la vida y, que independientemente de las vicisitudes que podamos estar padeciendo Dios siempre nos regala un nuevo día para ser distintos y hacerlo diferente.

Una grata conversación en la que conocimos a una Endrina Yépez llena de sabiduría, de humildad y con un corazón inmenso siempre dispuesto a ayudar al otro sin obtener nada a cambio, un ser humano sensible y cercana como pocos, que merece ser admirada por lo que ha construido por fuera y por dentro de sí.

Más de este ejemplo y orgullo venezolano a través de sus redes sociales: Twitter @Endrinayepezvv e Instagram @endrinayepez y, también pueden visitar su página web www.endrinayepez.com.

Facebook: venezolanosilustres

Twitter: @VEIlustres

Instagram: venezolanos.ilustres

Compartir en:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Patrocinado por

También puedes ver

Otros articulos relacionados

Día Mundial de la Arepa

Día Mundial de la Arepa

Día Mundial de la Arepa: ¡celébralo tú también! La arepa es, sin ninguna duda, uno de los alimentos preferidos por el venezolano. Hablar de la