Vicente Gerbasi | Poeta con sello ítalo-venezolano

La población de Canoabo ubicada en el estado Carabobo, fue testigo del nacimiento en 1913 de Vicente Gerbasi, considerado uno de los poetas más importantes del país, en especial de la lírica vanguardista, así como uno de los escritores más influyentes del siglo XX en territorio venezolano.

Asimismo, formó parte del famoso Grupo Viernes siendo su máximo exponente, pero a su vez también tuvo una destacada vida política y diplomática, ocupando cargos de relevancia en ambos cargos; entre los que destacan: 

  • Miembro fundador del Partido Democrático Nacional junto al también venezolano Rómulo Betancourt.
  • Agregado Cultural de la embajada venezolana en Bogotá.
  • Cónsul de Venezuela en la Habana y Ginebra.
  • Consejero cultural de la embajada venezolana en Chile.
  • Embajador de Venezuela en Haití, Israel, Dinamarca, Noruega y Polonia.

Cargos que definitivamente lo llenaron de experiencias, grandes satisfacciones e hicieron que su vida política y diplomática fuera indiscutiblemente extraordinaria, al igual que lo fue su trayectoria como escritor y poeta, pues se alzó con el Premio Nacional de Literatura en 1968.

Pero antes de todas estas oportunidades que le otorgó la vida, es importante destacar que Gerbasi estudió en Europa desde que tenía diez años, gracias a que su padre decidió que debía prepararse en Italia, donde la magnificencia de la ciudad y la inmensidad del mar le inspiraron a comenzar su poesía, iniciando sus .estudios en la escuela primaria de Cámpora y, posteriormente, cursó toda su secundaria hasta 1929 en Convitto Cavour, un colegio ubicado en Florencia, donde también aprendió de Filosofía y Letras.

Tiempo después, el joven escritor se enfrentó a la partida de su padre, Juan Bautista Gerbasi, que murió en 1928 en Canoabo, motivo que hace que Vicente regrese a su lugar de origen, el cual se convirtió en un paisaje fijo para su poesía, donde además conoció al amor de su vida y fiel compañera Orta Bercht.

El sello que caracteriza la poesía de Vicente

El hijo de inmigrantes italianos, aplicó en sus obras literarias un lenguaje previamente investigado semánticamente para de esta manera inquirir en las particularidades de Venezuela, pues el propósito de sus letras era o es -porque su legado se mantiene intacto- señalar una posible identidad, pero sin esquemas inflexibles, acompañadas a su vez con connotaciones llenas de magia y su cosmogonía poética se convierte en pieza clave para nombrar ese universo.

Por ejemplo, en el “Poema de la noche” (1943), Gerbasi evidencia estados subjetivos que llegan a objetivarse y concretarse en hechos reales o fenómenos naturales: 

“¡Haz grande mi tristeza, 

misterio de la noche! 

Que pase como un viento 

por las sombras del campo / coronando los montes 

de nieblas solitarias 

tañendo en las aldeas 

arpas de eternidad»

la subjetivación que se concreta en el mundo real: 

«En la hierba tostada por el día, el sueño del caballo

rodea de flores, como el dibujo de un niño”.

Hecho que sin duda, lo convierte en el autor más representativo de la poesía venezolana contemporánea, pero además gran parte de sus letras plantean a su vez, enigmas metafísicos, supersticiones, climas, leyendas. costumbres rurales, siendo un claro reflejo de ello su obra “Mi padre el inmigrante”; lo que se traduce en que la literatura de Gerbasi se distingue por la versatilidad y por supuesto, por la habilidad de plasmar sucesos de manera original, congruente con una originalidad y flexibilidad de otro nivel.

Es más Vicente Gerbasi en su libro de ensayos Creación y Símbolo expresó: “En poesía las palabras no poseen un valor justo, filológico, etimológico, sino que adquieren un valor múltiple, que escapa a la lógica corriente del lenguaje”, razón por la que sus piezas literarias hayan sido traducidas al francés, italiano, portugués, danés, sueco, rumano, hebreo, árabe y chino.

Obras más emblemáticas de Vicente Gerbasi 

.La profundidad, versatilidad, flexibilidad, sapiencia, entre otros aspectos que caracterizan la poesía de Gerbasi podemos disfrutarla en parte de las letras de obras como:

  • Vigilia del náufrago, 1937
  • Bosque doliente, 1940
  • Liras, 1943
  • Poemas de la noche y de la tierra, 1943
  • Mi padre, el inmigrante, 1945
  • Tres nocturnos, 1947
  • Poemas, 1947
  • Los espacios cálidos, 1952
  • Círculos del trueno, 1953
  • La rama del relámpago, 1953
  • Tirano de sombra y fuego, 1955
  • Por arte del sol, 1958
  • Olivos de eternidad, 1961
  • Retumba como un sótano del cielo, 1977
  • Edades perdidas, 1981
  • Los colores ocultos, 1985
  • Un día muy distante, 1987
  • El solitario viento de las hojas, 1990
  • Iniciación a la intemperie, 1990

Con este haber de ejemplares poéticos, su trayectoria como político y diplomático no nos queda más que aplaudir de pié a este venezolano, quien a pesar que no está físicamente presente entre nosotros sus letras sí que lo están, pues forman parte no solo del trabajo extraordinario de Vicente Gerbasi sino de nuestra cultura y figuras destacadas en la poesía hecha por y para nuestro país

Facebook: venezolanosilustres

Twitter: @VEIlustres

Instagram: venezolanos.ilustres

Compartir en:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Patrocinado por

También puedes ver

Otros articulos relacionados

Día Mundial de la Arepa

Día Mundial de la Arepa

Día Mundial de la Arepa: ¡celébralo tú también! La arepa es, sin ninguna duda, uno de los alimentos preferidos por el venezolano. Hablar de la