La fundación “Barriga llena, corazón contento” alimenta a los necesitados

La fundación “Barriga llena, corazón contento” alimenta a los necesitados

“Barriga llena, corazón contento” es un refrán muy popular en Venezuela. Saber que mantenerse alimentado es motivo de alegría, fue lo que movió al chef David Akinin (y a un grupo de chefs venezolanos) a apoyar esta fundación sin fines de lucro, para llegar a los niños y ancianos con más necesidades.

Fundación
‘Barriga llena, corazón contento’, fundación desde el 2016

“Barriga llena, corazón contento” llega a los más vulnerables

De hecho, la fundación ya tenía antecedentes en Venezuela. El chef fundador, David Akinin, inició con el movimiento luego de ver las consecuencias del deslave en la costa de Vargas en el  año 1999. Para aquella ocasión tenía otro nombre, pero contaba con la ayuda del Grupo Ara. Años después, David descubre la situación en la que se encontraba el Hospital J. M. De Los Ríos.

Fue una de las experiencias más impactantes de mi vida. Entré en una realidad-país desconocida para mí. Me da pena hablar de esto, pero caminar sobre desechos orgánicos y constatar el estado en que se encontraba éste, otrora gran hospital, me produjo una impresión devastadora.

No solo eso, también tuvo oportunidad de observar los alimentos que estaban entregando para ese momento, el menú era una pequeña ración de granos y medio plátano sancochado. Con esta nueva realidad entre manos, David decide comenzar con la fundación “Barriga llena, corazón contento”. También se le unió Francisco Abenante, encargado de “La Casa Bistró” y ganador del premio “Tenedor de Oro”. Para él, la reacción fue similar:

Hay que hacer algo; no podemos quedarnos de brazos cruzados. Tengo un poco de pollo y vegetales en la nevera: ¿por qué no hacemos una sopa para los niños?

"Barriga llena, corazón contento
“Ana Otero, una amiga que lleva tiempo en el Hospital de niños J. M de los Ríos me informó que la situación estaba bastante delicada y a raíz de lo que me comentó me acerqué hasta allá para verificar si era cierto lo que me había comentado.” – David Akinin . Créditos: Guayoyo en letras

Alimentando barrigas para llenar corazones de contentamiento

Así, con dos chefs que decidieron actuar, en el 2016, David y Francisco hicieron su primera sopa para distribuir a los pacientes, actividad que les llevó varios días. Llegaron a solicitar el apoyo de otros amigos, para que estos se unieran a la causa. Luego, en vista de que solo por cuenta de ellos dos no podían correr todos los gastos, deciden comenzar con la fundación “Barriga llena, corazón contento”. Contactaron a otros chefs y se organizaron en grupos para compartir por semana los alimentos.

Se unieron los chefs: Carlos García, Eduardo Moreno, Julio González, María Elisa Römer, Elisa Bermúdez y Víctor Moreno. Contaron con asesoría nutricional y juntos crearon una receta. El trabajo de ninguno se detenía, por eso era necesario compartirse la responsabilidad. Voluntarios apoyaban la fundación y preparaban la sopa en sus restaurantes. Para el 2017, la fundación había compartido hasta 220 alimentos diarios. Además de compartir con los niños, también llegaba para representantes y el personal de salud.

En el  2018, la fundación “Barriga llena, corazón contento” extendió su apoyo hasta el ancianato Madre Teresa de Calcuta, el barrio de Mamera (al suroeste de Caracas), comedores públicos y en otras ocasiones, jornadas para indigentes. David Akinin comentó que por momentos llegaron a tener pocos recursos, pero gracias a donativos, pudieron seguir adelante.

La gente en este país es increíble. A pesar de sus problemas, tienen la necesidad de ayudar a los demás. Los voluntarios  aparecen de la nada y solo hay que organizarse.

Fundación "Barriga llena, corazón contento"
“Somos siete personas por el momento, los fundadores que aparecemos en el registro legal, pero poco a poco se han unido más personas: cocineros, el Restaurant Alto, Restaurante La Esquina y también la cocina de la Universidad Metropolitana (UNIMET).” – David Akinin. Créditos: Guayoyo en letras (2016)

Para el 2019, continuaba con su labor por los más vulnerables. Otras organizaciones dieron su apoyo a la fundación venezolana. No solo se trató de chefs, también donadores anónimos, panaderos, personas con sus comercios de alimentos y voluntarios; entre estos destaca “Giving Children Hope” y los estudiantes de la Universidad de Groningen, Holanda, quienes formaron “Drink for a Cause”, y el dinero recaudado de las ventas, fue destinado para “Barriga llena, corazón contento”.

Aunque no tenemos noticias de la fundación desde hace algunos meses, su última publicación en las redes fue el 19 de agosto del 2019. Posiblemente continúen un trabajo anónimo, o quizás están atentos para retomar la labor. Lo que sí podemos asegurar es que las ayudas otorgadas con el corazón, siempre tendrán su recompensa.

La cocina es un espacio donde se fortalecen lazos entre personas distintas, convirtiéndolos en una familia que trabaja bajo un mismo fin, expandir su felicidad a quienes más la necesitan… .A través de estos lazos, el amor en nuestras comidas llega a más barrigas y corazones. #ConelCorazonContento

Facebook: venezolanosilustres

Twitter: @VEIlustres

Instagram: venezolanos.ilustres

Compartir en:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Patrocinado por

También puedes ver

Otros articulos relacionados

Día Mundial de la Arepa

Día Mundial de la Arepa

Día Mundial de la Arepa: ¡celébralo tú también! La arepa es, sin ninguna duda, uno de los alimentos preferidos por el venezolano. Hablar de la